Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Mundo FMI | zurdos | devaluar

¿Un presidente que quiere un Nobel?

¿Quién puede creer que el FMI está dirigido por "zurdos"?

Los lectores atentos ya sabrán que hay un solo presidente que puede creer que el Fondo Monetario Internacional (FMI) está lleno de “zurdos”. ¿Quién será?

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Esta idea parece tan absurda como poco creíble. Pero es real. "¿Cómo puede ser que me critiquen si hago un ajuste más duro y a la derecha que lo que ellos piden?, ¿se volvieron socialistas?", ha dicho el presidente libertario en su círculo más íntimo.

¿Por qué Milei cree que son “zurdos”?

En reciente artículo del periodista argentino Leandro Renou (Página 12), explica: “Luego del Staff Report (del FMI) dado a conocer sobre Argentina, en el que se cuestiona el impacto social de ajuste, se avisa sin decirlo que es necesaria una devaluación y se apuran los plazos para salir de los controles de cambios, el Presidente les dijo a los propios que "el FMI es zurdo" y que "no me felicitan" por el ajuste”.

Ante esta mirada crítica de la “magna institución”, en su círculo íntimo el líder libertario, como ya se citó, la calificó de “socialista”.

En este contexto, esta “posición de respaldo parcial al plan también contribuye, además de los embates de la oposición y la debilidad técnico-política del Ejecutivo, a la inestabilidad de los mercados y el tembladeral cambiario”, explica Renou.

Libertario confundido que quiere un Nobel

Ya se sabe que además de estrambóticas, las concepciones de Milei suelen ser bastante confusas. De ahí que entrevera categorías políticas, modelos, ideologías.

Y por esto, cita Renou en su artículo, el presidente cree que “a esta altura lo iban a condecorar por el ajuste, y no solo no lo hacen, sino que, a su modo, lo critican”.

Además, sigue Renou, “el presidente quiere que el FMI le de ‘10 mil millones de dólares, no 5000’. La bronca del mandatario está alimentada, además, por la impaciencia de Federico Sturzenegger, el asesor que busca trabajo en blanco en Hacienda, y el jefe de asesor y hombre de Federico, Demian ‘Satanás’ Reidel, quienes le agitan la idea que de ir con todo y contra todo el orden establecido. Milei les responde: hoy, en su discurso en Praga, el Presidente confesó que con Reidel "estamos rescribiendo gran parte de la teoría económica. Si nos termina de salir bien, probablemente me den el Nobel".

Un chileno “zurdo”

En otro pasaje de su análisis del irritante comportamiento del presidente libertario, Renou informa: “Lo interesante con el caso del enojo con el FMI es que Milei se las agarró con un personaje en particular, el chileno Rodrigo Valdes, actual director del FMI para el Hemisferio Occidental”.

A Valdés lo calificó en su círculo privado como "otro zurdo": “El mandatario asume que Valdes tiene inclinaciones a la izquierda por haber sido el ministro de Economía del Gobierno de Michelle Bachelet entre los años 2015 y 2017. Sin nombrarlo, le disparó munición gruesa en una entrevista radial. “En ese contexto, para que no quedara reflejada en el balance del Banco, se les entregó unos puts por lo que en el balance figura el valor de los puts que están para ser ejercidos. Estamos hablando de cuatro puntos del PBI. Y no solo es responsabilidad del gobierno anterior sino de un técnico del FMI que hizo la vista gorda con esto, alguno con vínculos con el foro de San Pablo”.

¿Devaluar o no devaluar?

Como si todo esto fuera poco, Milei también está indignado con los reiterados pedidos de devaluación que ha hecho el FMI.

En la cita entrevista, Milei aseguró: “Eso es falso. De hecho, el propio (ministro de Economía, Luis) Caputo explicó que el informe del organismo no señala eso”.

Como explica el periodista argentino, el FMI no utiliza en sus comunicaciones la palabra devaluación, “pero sí lo sugiere con claridad”. “La bronca presidencial está sustentada en las presiones que tiene para corregir el dólar, no sólo del Fondo sino también de los exportadores de granos y productores, que siguen con la soja sin vender”.

Sin embargo, sigue el artículo, “el presidente está en una trampa, si devalúa, se dispara la inflación, si no lo hace, tendrá que soportar una tensión sin mayores posibilidades de descomprimir que un gesto político, como un cambio en el Gabinete. Por eso, volvió a asegurar que ‘el problema argentino no es monetario, sino de competitividad y eso no se arregla devaluando. Es como creer que se puede incrementar la cantidad de carne que come por el simple hecho de imprimir dinero. La riqueza no se imprime, la riqueza se genera’”.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO