No compiten los entrenadores

Por Joselo Olascuaga.

entrenadores Tabárez

El lunes se cumple aniversario de la primera muerte de Diego Maradona, la de su vida breve de futbolista profesional en activo, el 25 de octubre de 1997. En su vida breve de ser humano nunca le prestamos atención a esta fecha, porque esperábamos, o temíamos, que hubiese sido una muerte provisional, que en cualquier momento resucitase desde el infierno como tantas veces lo había hecho. Tuvimos que tener la certeza de su cuerpo en un féretro para dejar de dudar de la ausencia de su fantasma en la cancha de un mundial.

El último mundial que presenció fue Rusia 18. En estudios de Telesur en Moscú, pidió perdón a los argentinos, el día que Argentina quedó eliminada, por no haber estado en esa cancha, por no haberse cuidado en la vida lo necesario. El infierno es la culpa. “¡Que nadie culpe al Nene! –lloraba Maradona–. Dejó todo y está llorando igual que yo. No culpen a los jugadores. La culpa es mía por no haber estado en la cancha, porque no me cuidé” y Víctor Hugo no puede detenerle la confesión demencial porque el Diego es una catarata en desahogo. Entonces entendí aquella secuencia de la película en que le dice a Kusturica: “Emir, yo de chico sabía todo lo que iba a pasar, sabía que iba a ser campeón del mundo, lo dije a los 12 años. Está filmado. Sabía que le iba a comprar la casa a mi vieja, que me iba a casar, que iba a tener hijos… Lo único que no sabía es que iba a tomar cocaína. ¿Sabés el jugador que hubiese sido yo si no hubiese tomado cocaína, Emir? Y no me lo perdono”. Y Kusturica lo mira sorprendido (por decir lo menos) y no le pregunta lo que no puede imaginar (porque “la humanidad no se plantea lo que no puede resolver”): “¡¿Mejor?!”. La respuesta, en la demencia del Diego era “muchísimo mejor y más tiempo”, hasta sentir que, con casi 60 años, podía ganar otro mundial, el último.

Estaba haciendo un duelo. No llegó a ver un mundial sin sentir profundamente esa locura.

Es evidente que la elite económica atlantista se ocupó de ellos. De los cracks que vinieron después de aquellos (Maradona, Francescoli, Zidane, Breitner, Sócrates…). A esa elite esas cuestiones no se le escapan más de una vez. Y aunque lo haga desde la debilidad, desde su retroceso histórico, corrige errores, aprieta tuercas. En Vietnam se le escaparon escenas de masacre. En Irak ya las mostraron todas de noche y desde el cielo.

Hace un tiempo en Uruguay volvieron los dirigentes de fútbol a mandar desde el riñón de Bordaberry y cía. La semana pasada se presentó la ocasión de que volvieran con ellos las tomas de la fachada de la AUF a los informativos para anunciar reuniones con ultimátum al fusible, el entrenador (chivo expiatorio).

El ciclo ganado en estos 15 años, con dos mundiales en que, a Uruguay, Blatter tuvo que chorearlo para sacarlo de la final y un tercero muy digno de nuestra selección, se dio, entre otras circunstancias, con estabilidad en el arranque, en la eliminatoria a Sudáfrica, que, sin logística de Tenfield haciendo inocuas para la selección 4 (cuatro) renuncias de presidentes de la AUF, ningún técnico la hubiese sobrevivido clasificando al mundial en repechaje.

Esta semana volvió Óscar Tabárez a sortear un ultimátum propio de las peores épocas. En 1990, Ruben Sosa dijo: “Si echan a Tabárez, no voy al mundial”. El País tituló “¡Epa!”, pero no lo echó. En 2010 era rumor que se iba si no le ganaba a Ghana. Siguió. Este fin de semana el gobierno se embretó en un show mediático que no le dio los tiempos para echarlo (era el viernes o quizá nunca). Entre el sábado y el mediodía del domingo, cuatro pronunciamientos mediáticos decisivos fueron a favor de la continuidad de Tabárez: Diego Forlán, Luis Suárez, Edinson Cavani y Lucas Torreira (en orden de peso en la opinión del público) y uno de apariencia prescindente, aunque en esta instancia sí juegan los de afuera: Diego Lugano le dijo a José Carlos Álvarez de Ron que él no tenía “nada que ver”, que estaba “pescando en la Amazonía” (Álvarez de Ron en canal 12). Deporte de riesgo. En Brasil, que pasó de hambre cero con Lula a 20 millones de hambrientos con Bolsonaro, que duplicó las favelas, prenden fuego cada vez más extensos bosques de la Amazonia.

 

El regreso de la autoconfianza

Hasta el Ruso Pérez tuvo recambio. Y lo tendría perfectamente el maestro Tabárez llegada la necesidad, incluso con continuidad de su obra en labor de epígonos. El problema no es ese. El problema es de estructura, de estabilidad, de funcionamiento. Si se tiene chance (¡y se tiene, se está en zona de clasificación indirecta!), corresponde respaldar no dos fechas, sino las seis, que en su conjunto son, en los papeles, más favorables para Uruguay que para Ecuador, Colombia, Chile y Paraguay.

Puede resolverse estructural y sistémicamente porque la humanidad se lo plantea, pero no es el mejor momento para el entorno de la selección. Desde hace años. Desde los juegos olímpicos de Londres 2012, cuando Tabárez pensó en chino: entre un instante y el largo plazo, priorizó tres mundiales más, dejó a Lugano y Godín, llevó a Suárez y Cavani. Está a seis fechas de demostrar su completo acierto de entonces, pero fue cuestionado, el agua ha corrido y el río Amazonas está revuelto.

Fue dejando de tener efecto desgastar a la escuela Da Silveira. Venían tiempos políticos de aguante ¿Importa? Bueno: los operadores políticos del fútbol no son los operadores menos capaces en ningún medio y en ningún país futbolero. Lo escribo hoy desde la política-política. En Uruguay, cuando Maiztegui terció en fútbol, fue relativamente fácil relegarlo y era, acaso, el mejor intelectual genérico uruguayo de las más recientes décadas.

“Los jugadores se perdieron la confianza”, que se recupera con buenos resultados en la paradoja de que los buenos resultados son producto de la autoconfianza.

Entonces, ¿con qué otra cosa se puede recuperar? El copio y pego es “trabajo”, pero trabajo con más trabajo, ponemos siempre. ¿Autocrítica?, ¿motivación? Es difícil motivarse con los Pandora Papers haciendo ruido a Godín. No tanto por ese ruido en sí –se sabe que, desde “la fuga de Boyé” (1950), Europa no es muy fácil–, sino porque es el capitán empresario cementero en la encrucijada del programa del gobierno contra Ancap.

Tampoco ayudó el copete de El País a su información del sábado: “El ejecutivo de la AUF analiza seriamente cambiar ya al técnico de la Celeste”: “las goleadas sufridas ante Argentina y Brasil, la pérdida de confianza de los futbolistas y la falta de comunicación y motivación a los jugadores en Manaos desencadenaría el fin de un ciclo”. La foto es Óscar Tabárez, no el ejecutivo de la AUF (sujeto del título) ni quien lo representa, su presidente, Ignacio Alonso. Al copete le sigue un conjunto de intrigas bien redactadas, unas de supuestas fuentes del plantel, no identificadas, quejándose de falta de puesta al día del entrenador y otras de falta de consideración de este con Diego Aguirre y Fabián Coito, “posibles sucesores de Tabárez”.

“Mientras tanto, de noche, en Ciudad Gótica…”, recordó con humor el entrenador de Peñarol, Mauricio Larriera, la muletilla de la vieja serial Batman, para advertir que contra Tabárez estaban operando. Por supuesto que “los de afuera son de palo” sigue siendo verdad en la cancha, pese a que en el palco son de palo, pero de palos verdes, bitcoin o antiguas liras.

La operación de fondo fue más al foro. El sábado canal 4 alargó Telenoche. Entre pasaje y pasaje del móvil en el Complejo Celeste, metió tres reportes de campaña del NO y uno de la del SÍ (ésa va a ser la proporción hasta el mismísimo referéndum) y un bloque con Adrián Peña, pero lo más importante es que dejaron calientes las pantallas de la televisión abierta en vivo para recuperar algo de lo que se les fue a YouTube. Y faltan seis partidos y seis meses de campaña.

 

A redoblar

Cavani está entre los 9 que se han mantenido reconocidos mejores del mundo, junto a Suárez, Benzema, Lewandowski y alguno más, después de Cristiano Ronaldo, si este es 9. Pienso que mientras no se ahogue, va a jugar Cavani y cuando ya no pueda, va a darse cuenta. Es, igual que Forlán, de la estirpe de Schiaffino. Luis Suárez es otra personalidad futbolística. Un ídolo de Maradona, motivo del más grande gesto personal de humildad y solidaridad en la historia universal del arte: cuando el Diego condujo su programa en Brasil, luciendo en su pecho una camiseta donde se leía “Todos somos Luis Suárez”. También era el reconocimiento al jugador que él vaticinó sería el mejor del torneo y de ningún modo lo defraudó. Aunque Maradona consideraba a Lionel Messi el mejor del mundo, cuando le dieron a este el premio al mejor de Brasil 2014, Maradona dijo: “Yo al Nene le doy el cielo; pero él sabe que este premio es injusto”.

El 25 de octubre de 1997, Boca le ganó de visitante 2 a 1 a River, en el último partido profesional del Diego, quien dejó el campo sustituido por Román Riquelme, hoy presidente de Boca. Maradona iba a cumplir 37 años aquel 30 de octubre. Somos de la misma edad. Así que cuando le oí decir, y entendí que realmente sentía, que pudo estar en la cancha del Kazán Arena con sesenta años, volví a sentirme con derecho a soñarme futbolista. Me cuido. Ni una pizza ni un desliz.

Y si yo tengo derecho a soñarlo, el Lucho Suárez, con 35, tiene que estar de carne y hueso, mientras los pulmones le aguanten, por lo menos hasta batir el récord de Roger Milla (quien deslumbró en Italia 90 con 38 años). Suárez y Sebastián Abreu son de la estirpe de Ghiggia, que se retiró en Danubio a los 42.

Óscar va a medir cuánta energía joven puede reforzar para mayor confianza, buen balance y mejor resultado, pero va de suyo que para los dos partidos chivos que tiene la celeste en noviembre (contra Argentina de local y contra Bolivia en la altura), Suárez y Cavani se hacen cargo de la contraparte al mejor jugador del mundo y de replicar los buenos antecedentes que tiene la selección de Tabárez en La Paz.

Si se rescatan puntos en noviembre, Uruguay clasifica. Las últimas cuatro fechas le exigen bastante menos que a sus rivales directos.

No solo es importante que Uruguay esté en el Mundial, también lo es que Óscar Tabárez dirija su quinto mundial. “No compiten los entrenadores”, me dijo en 1990, pero las culturas futbolísticas se miden también en permanencias.

2 comentarios en «No compiten los entrenadores»

  1. paulina Marie Antoinette du Louis XVI et des dames exaltées Mdmes. Lamballe, Polignac, Elisabeth Louise Vigée Lebrun, Campan et Lamonjitaquepinte  | el 23 octubre, 2021 a las 2:21 pm |

    1): Más de setenta y un años (71)
    …..sin ganar la copa mundial…
    …..(¿si conocéis a un campeón mundial
    …..de Maracaná…?,
    …..dad-le un abrazo de mi parte…)
    2): Mucho más de treinta años sin siquiera:
    …..»mojar» en
    …..Copa Libertadores de América…
    3): Para los fobaleros al parecer no hubo virus…
    4): Ojaloide se prendan fuego vivos…

  2. Gonzalo+González | el 26 octubre, 2021 a las 11:04 am |

    Brillante este artículo. De lo que no abunda. Enseña a pensar. Gracias.

Comentarios cerrados.

Compartir: