Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política Ferreri | Cosse | Frente Amplio

Ejes económicos del Plan País

Ferreri: "Uruguay tiene que tener una potente agenda procrecimiento"

El contador Pablo Ferreri, integrante del equipo de la precandidata frentista Carolina Cosse, habló sobre la situación actual de Uruguay y detalló las medidas que propone el Plan País para alcanzar el crecimiento económico requerido.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La propuesta de acciones inmediatas que elaboró el equipo de la precandidata del Frente Amplio (FA) Carolina Cosse, llamada Plan País, que incluye medidas en materia de seguridad, así como acciones integrales sostenibles, contiene unas cien medidas amparadas en el programa de la fuerza política. Sobre este tema dialogó Caras y Caretas con el contador Pablo Ferreri, integrante del equipo que elaboró el documento.

“Quiero destacar que trabajaron aquí más de 60 técnicos, realmente un equipo muy bueno, gente joven, muy preparada. Entre las dos exposiciones del Plan País que realizamos, presentamos unas 100 medidas concretas amparadas en el programa de Frente Amplio. Realmente fue un gusto formar parte de un equipo que lideró y armó Carolina [Cosse]”, expresó el contador al inicio de la entrevista.

Ferreri se refirió a la falta de crecimiento económico sostenido de Uruguay en la última década, enfatizando la necesidad de una agenda procrecimiento que contemple tanto el desarrollo económico como el social. Entre las medidas que incluye el documento, destacó un shock de infraestructura que abarque la red ferroviaria, la estrategia nacional de riego y la mejora en telecomunicaciones y energía. Además, resaltó la importancia de las reformas microeconómicas para mejorar la competitividad y el rol de las empresas públicas como motores de la economía. El entendido aseguró la viabilidad fiscal de estas propuestas y desestimó las especulaciones del oficialismo sobre un eventual aumento de impuestos si el FA gana las próximas elecciones.

¿Cómo describiría el panorama actual en materia económica?

Estamos ante una situación en la que Uruguay hace 10 años que no crece de manera relevante en materia económica. Los últimos 10 años creció al 1 % promedio anual, lo cual es absolutamente insuficiente para sustentar el estado de bienestar que los uruguayos queremos y nos merecemos. Por lo tanto, Uruguay tiene que tener una potente agenda procrecimiento. Por otro lado, además de crecer de manera más fuerte, Uruguay tiene que avanzar en el desarrollo social, porque en este período de gobierno, a pesar de que crecimos poco, crecimos y los indicadores sociales se deterioraron: aumentó la pobreza infantil, aumentó la mortalidad infantil, aumentó la desigualdad, aumentó la población en situación de calle. Entonces, tenemos que generar un rumbo estratégico de desarrollo nacional donde el país crezca bastante más de lo que creció, pero sin que nadie quede atrás. Es decir, tiene que ser un crecimiento inclusivo que llegue a todos los uruguayos, en especial a los que menos tienen y más necesitan. En esa línea, hemos trabajado aspectos vinculados a reformas microeconómicas para avanzar hacia una plataforma de mayor crecimiento, y también en aspectos sociales que tienen que ir de la mano para que ese crecimiento sea distribuido de manera justa y equitativa.

¿Qué medidas plantea el Plan País para mejorar la economía?

Estamos planteando la necesidad de que Uruguay aumente su potencial físico con un shock de infraestructura que vaya más allá de la vialidad. Uruguay tiene que tener un piso superior de potencial físico. Eso requiere, por ejemplo, inversiones vinculadas a una red ferroviaria nacional para bajar los costos logísticos y volver rentables proyectos que hoy no lo son, en determinadas zonas, por los costos logísticos.

Por otro lado, Uruguay tiene que generar una estrategia nacional de riego, con algunas inversiones de los privados, porque son productores grandes, pero teniendo en cuenta que hay otros productores medianos o pequeños, lo que requiere pensar esquemas distintos. En algunos casos con financiamiento y en otros casos con intervención pública directamente. Otra infraestructura que hay que pensar para el Uruguay del futuro está vinculada a las telecomunicaciones, buscando recuperar el terreno perdido en estos años, donde hubo desinversión en Antel. Uruguay puede liderar en la región la captación de inversiones vinculadas a determinados aspectos digitales, lo que sería muy bueno para el país. Otro aspecto de ese plan de infraestructura está vinculado a la energía, ya que creemos que Uruguay tiene que avanzar en la reconversión de la energía que se utiliza para la movilidad. En tal sentido, propusimos un objetivo concreto de reducir en el próximo periodo un 30 % el uso de los combustibles fósiles. Eso requiere, por ejemplo, inversión en infraestructura de carga. En todas las estaciones de Ancap debería haber, por lo menos, un cargador para autos. Estamos hablando de un shock de infraestructura con fines productivos, pero que también tiene que ir de la mano con infraestructura social, como por ejemplo en materia de vivienda, ya que en Uruguay tenemos un déficit importante en viviendas, en infraestructura carcelaria, así como para el sistema educativo y el sistema de cuidados. Estamos hablando de reformas en cuestiones vinculadas a la inserción internacional, por ejemplo, en áreas muy básicas de institucionalidad que se han roto en este periodo de gobierno de manera increíble. Por ejemplo, se quitó al sector privado del consejo directivo de Uruguay XXI.

Nosotros estamos proponiendo reinstalar al sector privado porque hay cosas de la promoción de Uruguay que se tienen que pensar en conjunto. La institucionalidad del Gobierno que existe, donde se nuclean todos los ministerios vinculados a los temas de comercio exterior, no se convocó ni una sola vez en este periodo. Otra reforma microeconómica tiene que ver con la regulación de las tarifas portuarias. Hoy Uruguay es un puerto muy caro en la región y hace poco un informe de un organismo internacional lo calificó dentro de los 25 puertos más ineficientes del mundo, lo cual realmente habla del problema que tenemos. Actualmente tenemos un monopolio privado por 60 años, sin regulación de tarifas. Esto es una locura y basta ver las críticas del sector exportador uruguayo. También estamos proponiendo dotar de mucha más independencia a la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia. En Uruguay tenemos un mercado pequeño donde hay bastante más probabilidades que se cree un monopolio. Poder actuar de manera proactiva en esta materia nos parece muy importante.

Otro aspecto que entendemos relevante es el rol pujante y de tracción de la economía que tienen que jugar las empresas públicas. Tenemos que volver a transformar a las empresas públicas en una verdadera palanca de desarrollo que pueda contribuir y traccionar al sector privado. Estamos planteando también mejorar la institucionalidad y mejorar los recursos para la innovación, la ciencia y la tecnología, ya que se invierte muy poco en esta materia. La poca inversión que hay es académica, en el sector público, y entendemos que también se debe estimular el sector. Por otro lado, nos parece muy importante darle un estímulo muy fuerte al Instituto Nacional de Colonización para la producción familiar.

Todas estas propuestas, ¿son posibles con el actual equilibrio fiscal?

Este shock de infraestructura se puede pensar con un esquema de financiamiento de largo plazo para que el esfuerzo fiscal y financiero sea compatible con las posibilidades presupuestales del Uruguay. Muchas de estas medidas implican nuevas formas de gestión pero no implican más costos. Hay algunas que sí, pero ellas tienen que estar en sintonía con el orden macroeconómico y fiscal, que para nosotros es fundamental. Y por eso el manejo de los tiempos es muy importante. El primer documento del Plan País tiene acciones inmediatas y el segundo contiene acciones que pretendemos desarrollar a lo largo del período de gobierno. Algunas acciones, incluso, podrían llevar más de un período, como una estrategia nacional de riego, por ejemplo. Se irá avanzando siendo muy audaces para soñar sueños grandes y muy cautelosos para poder hacerlos con bases firmes.

Desde el oficialismo se especula que si el FA llegara al gobierno, se subirán los impuestos.

Este Gobierno no se ha dedicado a gobernar y hacer lo que tiene que hacer. Los primeros cuatro años de su periodo se dedicaron a hablar del Gobierno anterior del Frente Amplio, y este último año se están dedicando a hablar del próximo Gobierno del Frente Amplio. Francamente, aquello de hacerse cargo nunca terminó de ocurrir. Y así vemos un desastre institucional atrás del otro, a tal punto y tan frenéticamente que hoy no nos acordamos de lo que pasó hace 15 días porque un nuevo escándalo lo vuelve a tapar. Nosotros estamos concentrados en nuestras propuestas, en nuestro trabajo, y sobre esa base vamos a seguir proponiéndole cosas a la ciudadanía.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO