Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política desigualdad | Frente Amplio |

Desarrollar políticas integrales

Reducir la desigualdad, el desafío pendiente

En los gobiernos FA se han implementado importantes políticas redistributivas que han logrado avances en la reducción de la pobreza y la desigualdad.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Carácter multidimensional

La desigualdad en nuestro país tiene un carácter multidimensional, que refiere no solo a las diferencias de ingreso y riqueza, sino también al acceso desigual a bienes y servicios básicos como la educación, la salud y la vivienda. Estas desigualdades se entrecruzan, además, con otras formas de discriminación y exclusión, como aquellas basadas en el género, la raza, la etnia o el territorio de residencia. Por ello, es necesario desarrollar un conjunto de políticas públicas que atiendan esta complejidad tanto en el corto como en el largo plazo.

En el corto plazo, ante los efectos de las dificultades económicas y la crisis social que este gobierno nos deja, es fundamental recuperar el dinamismo de la actividad productiva y neutralizar los impactos más severos sobre los grupos más vulnerables de la población. Esto implica fortalecer las redes de protección social, las transferencias monetarias y los programas de empleo que permitan amortiguar los embates de la coyuntura adversa.

Desigualdades profundas

Pero la mirada de largo aliento exige superar desigualdades estructurales más profundas, como la fragmentación socio-territorial, la persistencia de la pobreza infantil o las brechas de género en múltiples ámbitos. Para ello, se deben intensificar y rediseñar los esfuerzos en diversas esferas.

En primer lugar, es necesario desarrollar políticas integrales de combate a la pobreza, que combinen transferencias, generación de empleo de calidad y acceso universal a servicios públicos de excelencia. Esto permitiría cerrar las brechas más estructurales que reproducen la desigualdad de oportunidades.

En segundo lugar, se requiere fortalecer y rediseñar los programas de transferencias monetarias, la política salarial y las políticas activas de empleo, con el objetivo de mejorar su impacto redistributivo y su capacidad de incidir sobre la desigualdad. Esto implica, por ejemplo, revisar los criterios de asignación y los montos de las prestaciones, impulsar el aumento de los salarios mínimos y ampliar las estrategias de generación de empleo.

Es imperioso avanzar en una profunda reforma tributaria, que reduzca la carga impositiva sobre el consumo y fortalezca la imposición progresiva sobre la renta y el patrimonio de los sectores de mayores ingresos y riqueza. Esto permitiría incrementar la recaudación fiscal y destinarla a políticas redistributivas, con el objetivo de reducir sustantivamente la desigualdad en sus múltiples dimensiones.

Reducir la desigualdad es un desafío pendiente que requiere de políticas audaces, integrales y sostenidas en el tiempo. Sólo de esta manera podremos construir una sociedad más justa, inclusiva y con oportunidades para todas y todos.

Es un objetivo que el Frente Amplio y yo como precandidato a la presidencia he asumido como prioritario y que debe ser un norte compartido por toda la sociedad

Dr. Andrés Lima

Precandidato presidencial por el Frente Amplio

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO