Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad Lozano | viviendas | Ministerio

Con el ministro de Vivienda

Lozano: "Nuestra intención es construir el máximo de viviendas"

En reciente entrevista con Caras y Caretas, el ministro Raúl Lozano analizó el problema de la vivienda en Uruguay y las líneas de trabajo del gobierno.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Ministro Lozano, en el acto del Día de la Construcción se hizo mención al papel que está jugando la construcción de viviendas, ¿cómo se ve este trabajo desde su Ministerio?

Los oradores del acto se refirieron fundamentalmente a Vivienda Promovida. Así se llama ahora a lo que antes era Vivienda de Inclusión Social. Nosotros no somos refundacionales, o sea, seguimos con las políticas que ya estaban, a las que se incluyeron el Plan Avanzar y el que entendemos sí es una innovación de este gobierno, el Entre Todos-Sueños en Obra, dirigido a poblaciones diferentes.

En cuanto a la vivienda de inclusión social, o promovida, esta tiene la particularidad de que las empresas están exoneradas de impuestos, lo que permitió reactivar la actividad de la construcción. Fue una forma de incentivar a las empresas para que pudieran construir.

Como ministro, yo tengo que decir que el objetivo de la inclusión social no se cumplió, porque las viviendas no bajaron sus precios como estaba previsto. Se suponía que al bajar el IVA y algún otro impuesto, la vivienda bajaría de precio, pero en realidad la promovida no bajó. Pero se reactivó toda la industria, o sea, se le dio trabajo a muchísimas personas y también, como es lógico, eso se vio en los Consejos de Salarios donde las empresas están mejor posicionadas como para poder dar mejores aumentos a los trabajadores.

En ese sentido es que la vivienda promovida cumple un rol social muy importante.

Sin embargo, se crea este nuevo programa, Entre Todos-Sueños en Obra, para salvar esa dificultad de no llegar a que la vivienda baje. Lo que se hace con este nuevo programa, que es una adaptación de la ley de Inclusión Social, es ponerle un tope al precio máximo de acuerdo con la cantidad de dormitorios. Y se le da a la empresa exoneraciones tributarias que tiene la vivienda promovida y tiene acceso a la garantía del Banco República.

Pero además de eso, el beneficiario, o quien quiere acceder a esa vivienda, puede comprarla por compra directa o por alquiler con opción a compra, igual que la otra, pero con la diferencia de que no tiene que salir sorteado. Cada uno puede ir y negociar con la empresa el apartamento que quiere y puede elegir el tipo constructivo que quiere, acorde con lo que hay en el mercado. Tiene, además, lo que se llama la compensación económica no reembolsable, que no es ni más ni menos que un subsidio, que lo pone el Ministerio a través del Fondo Nacional de Vivienda.

Este programa tiene la particularidad de que se está desarrollando bastante en el interior. Antes se concentraba mucho en Montevideo y Canelones. Hemos logrado avances importantes con respecto a este programa. Los créditos bancarios para la vivienda normalmente son de un 80 % en la banca privada, mientras que Banco Hipotecario da hasta 80 o 90 % para aquellos que son ahorristas. Pero para este programa en particular hace un par de meses firmamos con el Hipotecario un convenio por el cual el subsidio es de hasta un 95 %.

Este programa está pensado para la clase trabajadora, la clase media y la clase media baja.

¿Y respecto al Plan Avanzar?

El Plan Avanzar está pensado para los asentamientos irregulares. Es para una franja de personas. Se calcula que unas 200.000 personas viven en asentamientos irregulares al comienzo de este gobierno y lo que se está haciendo en esta franja, a través del Plan Avanzar -o sea, del programa Juntos, el de Mejoramiento de los Barrios y el Plan Nacional de Relocalización- es formar comunidad; es decir, abrir calles, alumbrado, saneamiento… No es solo la construcción de vivienda.

Avanzar cuenta con un presupuesto de 240 millones de dólares, que es lo que aproximadamente los gobiernos anteriores también asignaban, a los que se agregan otros 240 millones del fideicomiso. Eso es lo innovador.

Estamos trabajando con las 19 intendencias del país a la vez. Por este plan las intendencias se obligan a proporcionar los terrenos con servicios, saneamiento, agua, luz, y el Ministerio de Vivienda hace todo lo que tiene que ver con la construcción de la casa.

Todavía queda un año y medio largo de ejercicio, ¿cuáles son las perspectivas?, ¿con qué logros estiman que van a llegar?

Bueno, no estamos avanzando como nos gustaría, pero pudimos dar un impulso importante en cuanto a las licitaciones fundamentalmente, por lo cual en este momento estamos en los 44 millones de dólares entre ejecutados, que están en ejecución o que están licitados.

Es una cifra por demás importante. A mí siempre me gusta decir que la política de vivienda debe ser una política del país. No empezó con este gobierno ni va a terminar con este gobierno. Nosotros no vamos a terminar, erradicar o integrar en su totalidad los asentamientos irregulares, pero vamos a dejar unas bases firmes, unas raíces firmes para que el gobierno que venga, del color que sea, pueda seguir trabajando en esta misma dirección.

Nuestra intención es tratar de construir el máximo de viviendas de la mejor calidad posible y entregar el máximo. Es lo que estamos haciendo a través de distintos programas. Todas las semanas estamos entregando viviendas.

En cuanto a las cooperativas, ¿cómo vienen trabajando? El Poder Ejecutivo accedió a algunos de sus reclamos como la rebaja de intereses…

Era una larga aspiración del movimiento cooperativo que la tasa de interés de un 5,56 % se redujera, y se bajó un 2 %. Creo que fue una aspiración cumplida por el movimiento cooperativo del Uruguay que sea ese 2 %, algo que para nosotros es sumamente significativo. Se trata de un volumen importante de dineros, los cuales el Estado resigna en beneficio de los cooperativistas.

El Ministerio tiene también otros planes para atender a diversos sectores. ¿Qué nos puede decir de ellos?

Como Ministerio hemos firmado, por ejemplo, convenios con el Mides y con el Inisa para aquellos adolescentes que terminan su pena y no tienen a dónde ir. La idea es proporcionar una solución de vivienda. También con el Mides y con Inmujeres para casas de medio camino para aquellas mujeres que han sufrido violencia doméstica y que no tienen dónde ir. Además, hemos firmado con el Mides otro para casos específicos de salud mental.

Estamos trabajando con el BPS en una iniciativa sobre subsidio de alquiler, que puede favorecer a muchos más jubilados y pensionistas. Para mí es muy importante. De esa forma los jubilados o pensionistas estarían integrados a la sociedad.

El presidente del BPS ya dispuso dar un plan piloto que comienza con 10 departamentos. Creo que este plan va a funcionar. No vamos a paralizar los proyectos que ya están en construcción. Los vamos a continuar, pero vamos a trabajar en el subsidio.

Si hacemos una evaluación, se puede decir que se está construyendo en el volumen que de alguna manera se requiere, pero todavía estamos lejos. A mí me gustaría más. Pero bueno, la realidad es la realidad. Uno administra los recursos que existen.

Nosotros decimos que, en realidad, durante este periodo, para dar un dato concreto, se entregaron más de 65.000 soluciones habitacionales, lo que no es poca cosa. Esto no quiere decir solo viviendas nuevas, hay otras que fueron refaccionadas, que fueron arregladas. Ese es el dato que podemos dar.

¿Qué pasa con las técnicas no tradicionales a las que se ha dado un impulso?

Estamos tratando de darle un incentivo importante a lo que es la madera. En 1987 había algo así como unas 70.000 hectáreas forestadas, pero ahora gracias a la Ley de Forestación tenemos más de 1.100.000. A diferencia de otros países como son Chile, el sur argentino, Estados Unidos y Canadá, Uruguay no tiene una tradición de trabajo con la madera. Hoy por hoy nosotros tenemos mucha madera. Ante esa realidad, pensamos que es importante la construcción de viviendas en madera.

El uruguayo le teme por el tema del incendio, por los insectos, los hongos, pero en realidad la madera tiene una duración exactamente igual que la de la construcción tradicional. Es un producto amigable, cálido, un producto con el cual se pueden hacer distintas cosas.

En Durazno se hizo una licitación, un llamado internacional para un edificio en madera de seis pisos, que va a ser el más alto en Latinoamérica por un tiempo.

Creo que la madera, en cuanto a la construcción de viviendas, tiene un futuro promisorio aquí y tenemos dentro del Ministerio gente que se ha especializado y tiene distintos proyectos para trabajar en madera.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO