Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columna destacada |

Está cada vez más solo

“Trump-itas” al solitario

Por Juan Raúl Ferreira.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

A medida que se acercan las elecciones de noviembre, a pesar de no tener un contendiente fuerte, se diluyen las chances del presidente de Estados Unidos (EEUU). Ya no le queda a qué recurrir. En tiempos de electorado poco estructurado, muy anti-establishment, convengamos que su contendor no es una figura atractiva. Parecería una carrera entre quienes pierden menos, y a esta altura, creemos que pierde más Trump y le será muy difícil quedarse en la Casa Blanca.

No caben dudas de que para los demócratas fue una mala noticia el retiro de la candidatura de Bernie Sanders. Era “el” candidato para enfrentar a Trump, lo suficientemente renovador como para combatir al mandatario en su rol de outsider, pero lo suficientemente progresista como para llevar a las urnas a un público con tendencias abstencionistas. Pero la campaña de Sanders recaía mucho en el contacto directo y personal. Luego, por televisión y redes, lo veían millones. Pero su fuerte era el contacto directo, que cayó con la pandemia.

Es cierto que Joe Biden no tiene un discurso muy moderno, se nota el peso de los años, pero sobre todo es una figura ya vista, parte del statu quo político. Justo de lo que la gente trató de deshacerse cuando votó por Trump. También es cierto que en ese rol Trump es invencible, pero su demagogia e inclinaciones racistas y autoritarias han desbordado los límites del propio electorado conservador republicano. Es en este escenario que la elección de una “negra” -expresión que ella usa para definirse, hija de inmigrantes (jamaiquino e hindú)- viene a tener un gran impacto que equilibra la candidatura para poder derrotar a Trump.

No solo las encuestas son ya muy elocuentes, hay además dos señales muy fuertes. Primero: recordemos que junto a la presidencia se vota el 100% de la Cámara de Representantes y 1/3 del Senado. Ya han aparecido cuatro senadores  republicanos definiéndose como “republicanos con Biden”, el candidato que le disputa el sillón de George Washington. Segundo: el propio Trump ya admite, por primera vez, que las chances juegan en su contra.

En cuanto a las encuestas, todas lo dan como perdedor. Trump acusa a The Washington Post, al Financial Times, a las cadenas ABC y NBC de televisión de difundir encuestas falsas. Pero ahora le da como perdedor también la cadena Fox, claramente identificada con sus políticas. La firma Real Clear Politics, que no realiza encuestas, pero publica diariamente un promedio de todas ellas, da diez puntos de diferencia a favor del candidato opositor demócrata. Tendrá que decir ahora que la cadena Fox miente.

Ya dice que “la pandemia de covid no existe”. Pero sale a decir, en cambio, que fue una “guerra infecciosa que mandó China contra Occidente”. Los expertos mundiales en la materia debaten si Rusia no se apuró en anunciar la vacuna contra el coronavirus antes de haber hecho el número suficiente de pruebas. Pero Donald Trump inventó una (alcohol inyectable). Dice haberla probado y la recomienda ante los medios de difusión. El Dr. Faucie, su jefe del grupo de trabajo sobre el tema, dijo: “Los comentarios del presidente pueden ser altamente perjudiciales para la salud del pueblo de EEUU” [sic].

Sigue insistiendo que el mejor modo de disminuir el número de infectados en su país es reducir a la mitad el número de tests. Cuando la Organización Mundial de la Salud advirtió que EEUU es uno de los dos peores países en comportamiento ante la pandemia, el presidente se retiró de la organización antes de cancelar una deuda de miles de millones de dólares en plena crisis sanitaria mundial.

Uno se pregunta si los pocos países que, como Uruguay, violando normas y tradiciones del Banco Interamericano de Desarrollo, podrán seguir apoyando al candidato de EEUU a la presidencia del organismo. Argentina, nuestro más cercano socio en el Mercosur, país que tiene un candidato al que deberíamos apoyar, se suma a la propuesta de México de posponer la elección prevista para setiembre, hasta después de las elecciones de EEUU.

Trump se hace trampas a sí mismo. Nunca es aconsejable el cipayismo, pero los que quieran rendirse como colonos que lo hagan ante el que gana y no frente al perdedor. Solitarios van a quedar aquellos gobiernos que sigan haciendo mandados al presidente Donald.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO