El centenario de Wilson (I)

Un solo Wilson

Por Juan Raúl Ferreira.

Un solo Wilson
Este año es el centenario de Wilson. ¿De qué manera se lleva a cabo ese homenaje?

Este año es el centenario de Wilson. Este mes, el 28 de enero, es la fecha en que, hace 100 años, nacía en Nico Pérez. Enero no es el mejor mes para organizar homenajes, pero seguro ese día habrá un par de cosas. En todo caso, a lo largo del año habrá varias conmemoraciones. Ahora, no podemos perder de vista que es año electoral. Tenemos que ser respetuosos y cuidadosos en los actos. Por eso hoy yo no quiero hablar de Wilson, de su vida, de su legado; lo haremos a lo largo del año. Hoy quiero hablar sobre cómo lo vamos a recordar.

Un problema, al mirar estas grandes figuras que han incidido en la vida del país a lo largo de una vida, es que atraviesan la historia horizontalmente. Por eso, sin dudar de la buena fe de nadie, no comparto cuando alguna gente dice: “A mí el Wilson que me gusta es el combatiente antidictatorial”. Otros prefieren al Wilson de de la gobernabilidad. Otros al estadista que procuró reformar las estructuras agrarias desde Ministerio de Ganadería, para lo que no obtuvo apoyo de su partido. Otros se refieren al Wilson de las interpelaciones; en la época muchos lo llamaban “el fiscal de la nación”.

Bueno, ahí esta instalado uno de los problemas al recordarlo y rendirle homenaje. Hay un solo Wilson. Su conducta se adaptaba a situaciones cambiantes en su país. Claro que cuando se instaló el terror de doce años por el golpe de Estado de Juan María Bordaberry, convocó a todos los partidos a aunar esfuerzos para luchar contra la dictadura. Algunos hasta pretenden ocultar que esto existió. ¿No firmó un acuerdo con Seregni a las 14 horas del 26 de junio en ese sentido? ¿No militó codo con codo con todos los exiliados de izquierda como con los de su partido? ¿No escribió que para derrotar a la dictadura no bastaba con la unidad de todos los partidos sino que también debían conjugarse esfuerzos con las fuerzas sociales? ¿No llamó a un gobierno de unidad nacional sin exclusiones una vez que cayera la dictadura?

Claro que cuando su partido, y en concreto el sector al que pertenecía, llegó al gobierno, quiso cambiar el país. Y lo quiso cambiar beneficiando a los más pequeños, los más necesitados. El general Velasco dijo a Wilson que su reforma agraria había sido inspirada en la suya. Pero no era otro Wilson que el enemigo acérrimo de la dictadura. Era Wilson en el gobierno.

Claro que cuando ejerció la oposición lo hizo de modo distinto, con Pacheco y Bordaberry y cuando empieza lentamente a parirse la democracia, renga y con exclusiones. Ahí, aun cuando lo tienen preso para que no gane, sale al otro día de la elección a tender su mano al nuevo gobierno para darle gobernabilidad y estabilidad. Tampoco ahí, pocas veces se recuerda, quiso coparticipación. Como no la había aceptado antes del golpe, tildando a los sectores que aceptaron cargos de gobierno como “blancos baratos que se quieren vender”.

Entonces vemos a algunos dirigentes que disputan su legado, como si fuera un bien tangible con eventual título de propiedad en exclusiva, decir: “A mí me gusta el Wilson combativo, a mí el interpelante, a mí el moderado, a mí el opositor avasallante”. Lo grande del personaje es que para cada momento, adoptó lo que creía conveniente. Y, por cierto, esto no le libraba de tener aciertos y cometer errores. Y cuando la vida y la historia se lo permitieron, asumió públicamente su error.  Murió antes del “voto verde”. No soy quién para decir qué hubiera sentido cuando su partido salió a tocar bocinas celebrando la derrota en ambos plebiscitos para anular la Ley de Caducidad.

Recuerdo, sí, tres cosas sobre el tema: 1) verlo salir llorando del Palacio la noche del voto. Lo vi llorar cuando murió su madre, cuando mataron al Toba y a Zelmar, junto a Barredo y Whitelaw, y esa noche. 2) Haber dicho a los pocos días, en dos actos públicos filmados y emitidos varias veces, que había sido engañado por Sanguinetti. Mientras que antes de votarla le decía que se venía una crisis institucional, al otro día salió a decir que el riesgo nunca existió. 3) Palabras de Gerardo Caetano (palabras más, palabra menos): “Yo creo que votar la Ley de Caducidad fue su más grave error. Ahora, creo que eso no da pie para decir que Wilson estaba con la impunidad”. Y agrega: “Estoy convencido de que, de haber sido presidente, él hubiera aplicada la ley de otra manera, dando, por ejemplo, un cumplimiento efectivo al artículo 4 y no sobreinterpretando la ley como una amnistía encubierta”.

No hay varios Wilson, hay un solo Wilson, que actuaba de modo distinto según las circunstancias, sin perjuicio de aciertos o de errores. Lo que sí es seguro es que cuando se pudo equivocar, como dijo el entonces intendente Tabaré Vázquez, al inaugurar la calle que lleva su nombre, “sus errores nunca fueron para buscar beneficio propio, sino, a veces pagando un alto costo político, haciendo lo que en ese momento creía que era mejor para el país”.

3 comentarios en «Un solo Wilson»

  1. Cierto. Un sólo Wilson. El hijo se fue con los lúmpenes delincuentes y corruptos del M.P.P.

  2. Y sigue…. JR sigue intentando facturar con la imagen del padre…

    No propone ni hace nada, no tiene seguidores ni votantes solo la memoria sesgada de su padre al que lo quiere hacer entrar a fórceps en su ideología zurda de toda la vida. Compañero del alma de Carlos Pita. Bolches desde siempre. Nunca blancos.

    Honores a sus hermanos que hacen piadoso silencio.

  3. Gracias Juan Raúl por venirte al Frente!! Con el aporte de tu enorme caudal electoral nos aseguras el triunfo en la primera vuelta!! Y sin pedir nada a cambio, como siempre!!! Grande JR!!!!

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
Gobierno propone proyecto para crear un Ministerio de Cultura
El Gurvich de la discordia

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, firmó la resolución mediante la que se aprueba la adquisición del Museo Gurvich,...

Cerrar