Un título viejo: “Nadie se hace cargo de nada”

Cuando Fabricio Speranza salió a armar este título murguero, eligió muy bien a sus componentes, sabiendo que una murga nueva tiene que pegar bien arriba para sostenerse en el tiempo con posibilidades de competir.

murga Un título viejo

Armó un cuadrazo con tres figuras, Julio Pérez, Maximiliano Tuala y el mismo Speranza, mucha gente a trabajar para sostener desde lo vocal el texto escrito por el mismo Fabricio y Martín Mazella, como en lo musical los arreglos y elección de Diego Mutiuzabal.

Un nuevo título que tiene pretensiones más allá de entrar a la Liguilla, buena escenografía, buen vestuario y un espectáculo compacto con mucha crítica y humor.

“Se armó una linda barra (comenzó diciendo Maximiliano Tuala), era difícil armar un grupo de cero, pero se logró, viene lindo, funciona muy bien, está muy política la murga y eso me encanta, pero se ve que a la gente también, porque siempre termina con una ovación, eso es divino y hay que cuidarlo”.

 

Pero por lo que vi, está muy divertido este “Nadie se hace cargo de nada”.

Sí, tiene un par de bloques muy divertidos, despedimos a Julio Pérez del carnaval, hablamos de los millennials, son como la generación que no se hace cargo de nada, de eso se trata el espectáculo y salen varias cosas divertidas. Hay crítica, hay de todo, está preciosa.

 

Pero había una expectativa grande por la murga, y ya mostró en el concurso que está para pelear arriba.

Se formó ahí como una cosa, es que hay figuras como Julio Pérez, por ejemplo. Cuando lo fuimos a buscar, era como para ver qué pasa, para que nos diga que no, pero nos sacamos la espina ¡y nos dijo que sí! No lo podíamos creer, se armó un grupito hermoso, capaz que pasa sin pena ni gloria, pero por suerte la murga está funcionando.

 

También sobre vos y Fabricio hay expectativa, son dos cupleteros muy divertidos.

Un amigo me dijo “no los veo juntos, hacen más o menos lo mismo”; pero la vamos llevando, nos conocemos hace mil años y eso ayuda, sabemos cuándo va una mecha y cómo tirarla sin pisarnos, pero está sonando lindo. Un Título Viejo responde a la expectativa, se bajó con una ovación en el teatro, tiene puntos muy altos, la crítica política al Frente Amplio, al gobierno electo y a Manini Ríos, pero quizás la cúspide está en el Fuiste, con la música de Gilda, donde después de la crítica pasa a lo realizado por el Frente Amplio; como también el homenaje a la militancia en la retirada.

 

Compartir: