Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Cultura y espectáculos Feria | Libro | Buenos Aires

Volvió la Feria

46ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

Tras dos años de postergaciones, el mayor evento cultural argentino reabrió sus puertas en su 46ª edición y Caras y Caretas estuvo allí recorriendo la Feria.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La Feria de Libro de Buenos Aires abrió con críticas al sector editorial. El escritor argentino Guillermo Saccomanno inauguró el evento cultural con un duro discurso de denuncia: “A alguno no le va a gustar”, advirtió en el arranque.

Con un prolongado y emotivo aplauso la Feria del Libro de Buenos Aires abrió la semana pasada, después de 2 años de ausencia por la pandemia de covid-19. Los políticos que subieron al escenario coincidieron todos en la importancia de volver a celebrar el mayor evento literario de Argentina. A diferencia de otras ediciones no había protestas ni dentro ni fuera de la sala donde se celebró la inauguración.

El clima festivo duró poco. Desapareció cuando el orador principal de la noche inició su discurso.

Este conocido escritor, libretista y guionista, nacido en Buenos Aires en 1948, disparó contra algunos de los cimientos de la feria. Puso negro sobre blanco el tema de si es la feria de la cultura o de la industria. “A pesar del frenesí y la euforia de la organización y su expectativa en la facturación, nuestra feria no tiene mucho de festivo”, resaltó el escritor, quien se hizo eco de las dificultades que atraviesa la industria editorial y los escritores a la hora de publicar sus libros.

La pregunta es: ¿la cultura puede servir de antídoto y refugio frente a entornos adversos? La respuesta es sí. Lo comprobamos con certeza recorriendo la Feria del Libro porteña dispuesta a dar un nuevo batacazo. No solamente por las cifras de público que normalmente asiste al predio de La Rural, sino de quienes este año siguen también parte del programa online, en un mundo que ya incorporó como parte de la dinámica cotidiana los encuentros por Zoom, mostrando la riqueza de los debates que impulsa y amplifica en los medios y las redes imponiendo nuevos temas a la agenda de la cultura.

La fiesta de los libros termina siendo una caja de resonancia en la que se tocan y discuten no solo cuestiones estrictamente literarias o que se vinculan con el ecosistema editorial, sino también los temas que nos interesan, ocupan y preocupan y disparan intercambios novedosos en tiempos tan difíciles con respuestas siempre fértiles.

De proporciones verdaderamente monumentales, el encuentro se celebra en una superficie de más de 45.000 metros cuadrados y es la más concurrida en el mundo de habla hispana. Participan alrededor de 1.500 expositores de más de 40 países a los que la feria les aporta, además de un buen volumen de venta, en muchos casos, viabilidad. Esto también la vuelve irreemplazable, es una posibilidad para el posicionamiento comercial, incluso de las editoriales medianas y pequeñas que hacen un esfuerzo por financiar su participación.

En una ciudad como Buenos Aires, donde la cultura goza de una vitalidad inédita, la feria es un hito insoslayable. Y el lugar donde los autores y editores se dan la mano con sus lectores.

Ahora, tras dos años de postergaciones a causa de la pandemia y este año con La Habana como ciudad invitada de honor, la feria reaviva los debates en sus foros, mesas, presentaciones y lecturas, esos que nunca imaginamos que podían faltarnos.

A su vez, la feria es un momento esperado por los actores del sector editorial, que en estos últimos dos años, sufrieron una crisis que se está volviendo estructural y la pandemia vino a profundizar, por momentos, la recesión, y el cierre de locales los puso contra las cuerdas. A tal punto que debieron esforzar su presencia en las redes y llegaron a ofrecer delivery de libros en los año 2020 y 2021.

Dos años sin feria, dicen los libreros, fue un golpe para la industria. Por eso es que este año van por la recuperación. Entre los autores confirmados para esta 46ª edición se encuentran el Nobel peruano Mario Vargas Llosa, quien presenta su último libro, La Mirada Quieta, sobre la vida y obra del novelista español Benito Pérez Galdós; el estadounidense John Katzenbach, El club de los psicópatas, el español Javier Cercas, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, la chilena Diamela Eltit y nuestro compatriota Pablo Casacuberta, entre otros.

El colombiano Gabriel García Márquez, también Quino y Almudena Grandes serán homenajeados a lo largo de la feria. La presencia uruguaya se hizo notar; el stand de Uruguay cuenta con la presencia de las principales editoriales con títulos de autores nacionales. Caras y Caretas conversó con algunos editores y todos coincidieron en manifestar el esfuerzo que supone estar presentes, pero también las expectativas que significan para la industria editorial uruguaya estar en la Feria del Libro de Buenos Aires. En época de bolsillos flacos hay previstas también promociones y descuentos a la hora de comprar un libro.

Además de los stands tradicionales de librerías, países y distribuidoras, se pueden encontrar varios sellos reunidos en una suerte de stand colectivo, esa modalidad que instalaron sellos medianos y pequeños nos permite disfrutar títulos que de otra manera no es fácil conseguir.

Como siempre es imperdible en esta feria el diálogo de escritoras y escritores de Latinoamérica, que este año celebra su 8ª edición vinculando tradiciones y referentes del continente.

Uno de los atractivos para los más jóvenes es el ahora llamado encuentro internacional llamado The Bookfluencer, que este año contará con una amplia presencia en la sala José Hernandez del Pabellón Rojo.

La Zona Futuro, por su parte, se propone como espacio para conocer qué se viene en materia literaria, un radar de nuevos nombres y tendencias. También con actividades en formatos no tradicionales. Desde mundiales de poesía hasta festivales de videojuegos y lectura, pasando por taller y exhibiciones interactivas.

Entre los autores nacionales e internacionales más convocantes que participan de esta edición, cabe destacar las participaciones de Liza Valenzuela, que presenta su nueva novela Fiscal muere, Tiffany Calligaris, que llega con Galen Penbroke; también se suman Daniel Balmaceda, Eduardo Sacheri, el conocido filósofo Darío Sztajnszrajber y Gabriel Rolón, entre muchísimos otros. Dirán presente a su vez los uruguayos Nicolás Iglesias y Dahiana Barrales, que en el stand de Uruguay presentarán su exitosa investigación De qué lado está Cristo de Editorial Fin de Siglo.

Por todo eso y por la fervorosa pasión que la feria despierta en porteños y turistas, seguramente el evento vuelva a demostrar una vez más el magnetismo que siguen ejerciendo los libros, incluso en un contexto recesivo. Sin duda es un paseo obligado para todos los uruguayos que por estos días cruzamos el charco.

Textos: Rosana Cheirasco

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO