Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Cultura | Feli Colina | Sala del Museo | valle encantado

Otra música es posible

Feli Colina desata lxs infernales raíces de un valle encantado

Tras sus presentaciones en España, la joven artista argentina Feli Colina se presenta con parte de su banda este jueves, a las 20, en Sala del Museo.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La crítica y las valoraciones del público coinciden: la joven creadora e intérprete oriunda de la provincia de Salta ha puesto toda la carne, el fuego, las ideas para dar forma a un proyecto musical “que no se parece a nada” de lo conocido e hipertrillado, ni encaja en esos -a veces fatídicos- esquemas que suelen manejarse para caracterizar a una obra, a una artista, como “emergente”.

La propuesta de Feli Colina, tanto en lo escénico como en lo sonoro, es una suerte de magma de estímulos cargados de barro, de sangre, de cuerpos, que, como rara vez ocurre, no deja otra alternativa: hay que soltar las amarras que tienen a buen resguardo las formas de percepción para arrebatar la imaginación y la emoción.

FOTO 3.jpg

Escuchar (su) música es lo mejor que podés hacer

¿Qué música hace? ¿Qué “hits” tiene? ¿Es un proyecto efectista, snob, o hay algo más, algo más profundo, detallista, muy técnico y preciso, detrás de ese magma sonoro-corporal?

Para la primera pregunta solo hay dos alternativas. Una, ir al concierto que dará el jueves 13 de este mes, a las 20 horas, en Sala del Museo del Carnaval (Rambla 25 de agosto esquina Maciel, en Ciudad Vieja).

La otra, “despuntar el vicio” de hurgar en las plataformas, dejarse llevar por sus videoclips, los registros de sus actuaciones en vivo, sus discos (“Amores gatos”, “Feroza”, “El valle encantado” y el notable “Lxs infernales (Del valle encantado)”). Después, o antes o al mismo tiempo, disponerse a escuchar y a reescuchar sacándose la zanahoria que suele arruinar “los oídos”, y -siempre es recomendable- asumir que la música no son huevos ni detergentes que se pueden ordenar en una góndola con claras y vistosas etiquetas.

Con la segunda pregunta, no pierda tiempo; mejor invertir el tiempo en cosas útiles.

Y para la tercera, bueno, valen las mismas respuestas planteadas para la primera.

Embed - Feli Colina - LXS INFERNALES (Del Valle Encantado) - Full Album

De Madrid a Buenos Aires y a Montevideo

Cuando Feli Colina canta y se acompaña solo con la guitarra en un estudio de radio, o cuando está grabando en el estudio o cuando sube a escena con su banda Lxs Infernales, queda claro que establecer contacto directo -e inteligente- con cada cabeza, con cada cuerpo, con cada sensibilidad que la escucha es una cuestión urgente, necesaria.

Podría ser apenas un detalle, pero en este proyecto, su proyecto, esta actitud es la clave, la que tiene una historia que se remota hasta su llegada a Buenos Aires, donde se instaló siendo muy joven, y donde comenzó a curtir el oficio de tocar y cantar en el subte.

Ahora, casi una semana antes de su concierto en Montevideo, esta actitud ante la comunicación se planta enseguida, al atender la llamada de Caras y Caretas: “Hola, ¿cómo estás? Sí, ahora estoy en Madrid, España. Es la primera vez que vengo, y la semana pasada tuve dos actuaciones en Barcelona y una acá, en Madrid. Estos toques estuvieron buenísimos, quedé recontenta con lo que pasó en cada uno. Y el domingo ya vuelvo a Buenos Aires y de ahí… sí, sí, cruzo hasta Montevideo”.

Para este concierto en Montevideo, cuenta Feli, “haré como un recorrido por mis tres discos, y es como si voy enganchando pedacitos de una canción, de otra, canciones que hago enteras, generando diferentes climas; esta vez iré con una versión reducida, pero con todo mi vestuario y las ganas de estar ahí”.

Embed - Feli Colina - Amores Gatos (Full Album)

Lxs infernales de un valle encantado

Las últimas dos ediciones de Feli Colina, “El valle encantado” y “Lxs infernales (Del valle encantado)” han marcado un ¿salto? en su propuesta musical.

En el primero, la artista les sacó todo el partido posible a los detalles texturales, tímbricos (tanto en el tratamiento de lo vocal como de lo instrumental) para trabajar un concepto muy personal de la canción. Y en el segundo, una suerte de secuela -o, quizás mejor, de precuela- de “El valle encantado”, condensa toda esa búsqueda para encarar las obras de otros creadores.

Tanto estos discos como en el trabajo anterior, Feli no tuvo prurito alguno en revolver tradiciones musicales y lenguajes; un planteo que, para muchos clérigos del culto a las etiquetas, podría ser “folklore alternativo” o “de fusión”, en el que convergen con descaro formas del carnavalito, de la chacarera, de vidalas, del pop, del “rock argento”, el reguetón, hasta giros de tradición afroperuana.

Con “Lxs infernales”, además, incursionó en un territorio complejo, no siempre bien entendido -ni asumido-: el de las versiones. Pero, más que versiones (o mucho más que su pariente epigonal, el cover), su trabajo opera como una intervención, para cargas de otros sentidos estéticos hasta ideológicos, las obras de otros creadores.

“Totalmente. Ese trabajo funcionó como una especie de complemento de ‘El valle encantado’. Y fue así porque cuando empezamos a preparar el show de ‘El valle…’, que es de hecho el show que voy a llevar ahora, que tiene canciones de ‘Feroza’ y canciones de ‘Lxs Infernales’. Yo creo que en esta edición hay un momento como más de baile y más sensual. Entonces con Balta, que también fue el coproductor del disco de ‘El valle…’ decidimos incluir una serie de canciones del repertorio latinoamericano y empezamos a tocarlas en vivo con la banda. Para hacer este show de ‘El valle Encantado’, un año después, decidimos dejarlo registrado, y así es que nace este último disco”.

Embed - Feli Colina - "CARNAVALITO DEL DUENDE" (Video Oficial)

Este disco tiene una carga corporal y sexual muy fuerte, mucha percusión, mucho trabajo con extremos registrales, gemidos, ruidos, cuenta Feli. “La verdad que más que cosas que se me ocurren, son cosas que me ocurren, cosas que me conmueven, que voy sintiendo, cosas que la canción pide. A mí me encanta la percusión, la verdad, entonces como que me dan ganas de explorar con ellas. Y por ahí escucho alguna clave y me enamoro de esa clave y la quiero dejar plasmada en algún lado. Después sigo lo que siento al escuchar una canción… por ejemplo, ‘Carnavalito del duende’, no sé, y escuchaba la versión del dúo salteño que la canta y a mí me sonaba como a reguetón, ¿viste? Entonces como que la idea fue exagerar esta cosa de traerlo como a una modernidad, cómo explorar las conexiones entre el folklore y los sonidos urbanos. Pero bueno, si son así como sensaciones que voy teniendo, supongo que es por la música que escuché durante la vida también, que es variadísima. O sea, no te podría hablar de un género específico: lo que me importa es que estas músicas me conmueven”.

Incluso en estas exploraciones hay elementos de raíz afro que se ensamblan con la estructura rítmica de la chacarera. “Sí, totalmente. Es que escuché mucho un disco de la peruana Chabuca Granda, que se llama ‘Cada canción con su razón’, que tiene mucho de lo afroperuano. Así que, bueno, ese sonido puede venir de ahí. Y después, creo, que África es el origen del humano, entonces, ¿no será que en todos los folclores hay algo afro?”.

Pero las categorías y las etiquetas, insiste Feli, “no me interesan”. Ella siente que “cada uno, que cada receptor de lo que sea que yo haga le ponga las palabras que necesite para hacerlo caber en su manera de ver las cosas o en su mente. Pero es difícil nombrarse a uno mismo. Yo no te podría decir qué es lo que hago, y ni siquiera me interesa la búsqueda de esas palabras”.

Embed - Feli Colina - "EL VALLE ENCANTADO" (Video Oficial)

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO