Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Cultura | rock | La Chancha | Sala del Museo

Cuatro décadas de "cosas chanchas"

Porque Dios y el rock quieren que este sábado vuelva La Chancha

La legendaria banda del rock oriental, La Chancha, con Juan Bervejillo al frente, se reúne este sábado, en formato cuarteto, en Sala del Museo.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Power cuarteto

Desde fines de los años noventa, la histórica banda La Chancha Francisca abandonó parte del nombre, aunque, claro, no se convirtió en una Chancha anónima. Simplemente, “Francisca” pasó a ser parte de la historia del llamado rock de postdictadura, el de mediados de los años ochenta, el de los discos irreverentes, roqueros, de esta banda comandada por Juan Bervejillo, que cambió varias veces de integración, que hizo sus experiencias con el sonido más acústico.

Claro, y que ahora vuelve a escena, a poco de cumplir 40 años, en formato cuarteto clásico: Yanny Ippolitti en batería y voces; Juan Bervejillo en guitarra y voz; Alejandro Nari en bajo y voces, y Diego Lozza en saxos.

Es, han dicho, una reunión puntal que quizás dispare otros proyectos, como grabar y editar en formato vinilo. Pero sobre esto, todo esto, el tiempo dirá, aunque el entusiasmo con este proyecto es todo un hecho.

Pedazo de historia

Bervejillo lo ha contado muchas veces y algunas crónicas han dado cuenta de esta historia. La Chancha comenzó con Francisca, en 1985, con el señor de las pronunciadas cejas asumiendo como presidente del regreso a la democracia, después de tantos años de terror y muerte. Fue la época de FM El Dorado, los primeros festivales roqueros, las primeras ediciones discográficas, los primeros compilados, las disputas con algunos exponentes del canto popular, la condena de señoras y señores trajeados como buenos funcionarios públicos y las multitudes que buscaban otros sonidos que rugieran unas historias hasta ese momento no contadas.

Fue en 1988 que La Chancha Francisca grabó su primer álbum. Pero, por obra y gracia de la censura, “El presidente” llegó a bateas un año después. Así comenzó a escribirse este rebelde relato roquero.

La banda cambió de varias veces de integración, hasta que -para resumir- en 1998, tras editar el tercer disco, la banda quedó como trío y abandonó a Francisca.

Otro pedazo, otro salto (como para hacer boca y oído)

A partir de esos años, fines de los noventa, y ya como trío, La Chancha inició un período hiperproductivo, con varios lanzamientos como Todos queremos ser parte del show (2000), Pan y circo (2002), La Chancha es así (en vivo, 2004), La felicidad te necesita estúpido (2005), Ya somos grandes (2008), A la carta (2010), Nosotros somos los otros (2015).

También estuvieron nominados a los Premios Graffiti, en las categorías de Mejor grupo y Mejor álbum por La felicidad te necesita estúpido. Y también, ya avanzados los años dos mil, hicieron algunas exploraciones del sonido acústico.

Cuarenta pirulos de historia no se sintetizan en unas pocas líneas. Entonces, usted tiene tres opciones no excluyentes. Una, vaya a escuchar a La Chanta este sábado, a la Sala del Museo. Dos, lea con atención el libro “Porcinismo: larga vida a La Chancha”, de Bervejillo y el periodista Mauricio Bosch, editado por Estuario. Y, por último, déjese llevar por una detenida búsqueda por el acervo de registros audiovisuales de la banda en la conocida plataforma de internet, y deje que la música haga historia.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO