Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Like paradoja | felicidad |

Curioso

5 paradojas reales que te asombrarán

¿Quieres poner a prueba las estructuras lógicas de tu cerebro? ¿Quieres ampliar tu mirada con una serie de paradojas que desafiaron incluso a Stephen Hawking?

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La vida es, en sí, una extraña paradoja. Nos esforzamos por lograr un buen trabajo, por cubrir nuestras necesidades más básicas o porque las personas que queremos estén bien. Sin embargo, ese proceso nos cuesta la salud, y apenas tenemos tiempo de disfrutar lo que logramos. La existencia, si la observamos bajo una lupa, es una eterna contradicción.

Sea como sea, el juego de las paradojas se alza como una invitación original y estimulante a una reflexión profunda en la que no siempre hay respuestas claras ni concluyentes.

Como dijo Sócrates una vez, “solo sé que no sé nada”. Y admitirlo, asumir que el ser humano nunca tendrá una explicación objetiva a cada una de sus dudas que le asaltan mientras mira el cielo o a sí mismo también es un ejercicio de sabiduría. Por tanto, ¿y si afilamos un poco nuestro ingenio y capacidad de análisis con una serie de propuestas teóricas de este tipo?

1. La paradoja de la felicidad

El hedonismo fue una escuela de pensamiento que nos decía que solo cuando buscamos el placer, hallamos la felicidad. Más tarde, la filosofía utilitarista de Jeremy Bentham defendía que aquellas conductas moralmente buenas son las que acaban produciendo la auténtica felicidad.

Ahora bien, más tarde Viktor Frankl nos dio otra lección al afirmar que la felicidad no se busca ni parte de ninguna conducta moralmente positiva. El padre de la logoterapia afirmó que la mejor manera de ser feliz es olvidarse de tratar de ser feliz, y simplemente dejar que la felicidad ocurra (aparezca) por sí sola.

¿Con qué nos quedamos entonces?

2. La paradoja del agujero negro

De entre las paradojas que ampliarán tu mente no podía faltar la que fue la favorita de Stephen Hawking. Para abordarla, pensemos en un agujero negro y lo que se dice de ellos: todo lo que se acerque a su borde desaparece. Basta que una partícula avance hacia ese horizonte de eventos para dejar de existir.

Recordemos la teoría de la relatividad general de Einstein, según la cual, la fuerza de atracción de un agujero negro es tan intensa que nada puede escapar de él. Ahora bien, la física cuántica se construye sobre la hipótesis de que la información nunca desaparece, que las partículas pueden transformarse, pero nunca desaparecer del todo. Entonces, ¿cómo resolvemos este enigma?

3. Mariposas sociales: la curiosa paradoja de la amistad

Un estudio publicado en la MIT Technology Reviniew analizó la llamada paradoja de la amistad. Puede que a ti no te suceda, pero según los modelos matemáticos y estadísticos hay un principio que siempre cumple. Es el siguiente: tus amigos tienen más amigos que tú e incluso se diviertan más.

Este principio fue descubierto por el sociólogo Scott Feld en 1991. Según afirmó, la paradoja está en que una parte amplia de las personas tiene pocos amigos, mientras un grupo más reducido de gente tiene una red social más amplia. Por probabilidad, puede darse el caso de que tengamos al menos una amistad que sea una auténtica mariposa social, es decir, alguien con muchos contactos y que adora las fiestas. ¿Qué opinas al respecto?

4. La paradoja del aviador loco

De entre las paradojas que ampliarán tu mente, esta es sin duda la más original. Aparece en la novela de Joseph Heller titulada Catch-22 del autor. En esta novela nos cuentan la historia de un joven aviador de la II Guerra Mundial que quiere salir del ejército. Para ello, piensa comportarse de forma delirante para que en la evaluación psiquiátrica concluyan que está “loco” y que, por tanto, no es apto.

Sin embargo, el doctor le explica que solo los aviadores que están locos son los que están capacitados para ser pilotos de combate. El joven queda bloqueado por la contradicción sin saber qué hacer.

Esta paradoja nos recuerda un poco a lo que les sucede a los jóvenes a la hora de buscar un trabajo. Se les exige tener experiencia cuando, en realidad, pocos tienen la oportunidad de tenerla.

5. La paradoja de la tolerancia

No podemos finalizar este listado de paradojas capaces de ampliar el foco de tu mirada sin hacer referencia a la que gira alrededor del concepto de la tolerancia. Pongámonos en contexto. Consideramos como democrática a toda sociedad que defienda la tolerancia; sin embargo, por esa regla de tres, en cualquier momento terminará siendo también tolerante a la intolerancia.

Es más, en el momento en que se tolere la intolerancia, esa sociedad acabará siendo justo lo opuesto a lo que defiende, es decir, “intolerante”. Lejos de ser un juego de palabras, si lo analizamos bien, encierra una gran verdad. Finalmente, no podemos más que admitir que las paradojas tienen su curiosa utilidad…

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO