Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Like Mundial | figuritas | álbum

Locura total

El furor que causan las figuritas del mundial en Latinoamérica

El interés por completar el álbum del mundial se comparte en varios países de la región, independientemente de si clasificaron para el campeonato o no.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El grupo Panini, fundado en 1961, con sede en Modena, Italia, es el fabricante del álbum del mundial de fútbol.

La compañía es una referente en el mercado de figuritas -principalmente para niños- en Europa y América Latina y tiene subsidiarias y distribuidores oficiales en varias partes del mundo.

Desde 1970, fabrica el álbum donde los coleccionistas pueden colocar las láminas de 49 x 65 mm de los jugadores de las 32 selecciones que participan en el torneo, junto a estadios, trofeo, mascota y balón oficial.

Los paquetes de calcomanías vienen con 5 figuras en cada uno para llenar las 80 páginas del álbum.

El interés por completar el álbum del mundial se comparte en varios países de la región, independientemente de si clasificaron para el campeonato de la FIFA o no.

Cada país una historia

"Como Colombia no clasificó al Mundial entonces no hay mucha fiebre", asegura el periodista colombiano de BBC Mundo, Alejandro Millán.

Brasil, Argentina, Ecuador, Uruguay, México y Costa Rica son los países de la región que jugarán el Mundial de Qatar 2022.

En Uruguay, también se vive la pasión por coleccionar las figuritas, aunque no hay escasez.

En algunas calles y ferias, principalmente de Montevideo, se instalan puestos improvisados para el canje de las calcos y en los recreos de las escuelas el tema acapara toda la atención. Incluso hay padres que canjean figuritas en sus trabajos en nombre de sus hijos y hasta un uruguayo creó una aplicación para facilitar el intercambio de cromos.

Pero tal vez el caso más llamativo es lo que sucedió en la capital argentina.

"Lo que se vive en este mundial no lo vi ni en el de Rusia, Alemania, ni el de Estados Unidos", afirma a BBC Mundo Claudio Páez, dueño desde hace 30 años de un kiosco en Almagro, un barrio de la Ciudad de Buenos Aires. Él cuenta que los clientes hacen fila y que los paquetes y los álbumes de figuritas se agotan en horas. "Me dijeron de todo. La gente está nerviosa, desesperada", expone.

El kiosquero opina que este gran interés se debe a que "el equipo argentino genera ilusión y hay esperanza. Entonces, al ser un pueblo muy futbolero, al ver toda esa magia desplegada con Messi al 100%, hizo estallar todo".

Pero reconoce que "este es un fenómeno que no se entiende porque la gente no tiene para comer, estamos viviendo una muy mala situación económica", añade sobre la crisis que enfrenta Argentina con una inflación anual el pasado julio del 71%, la más alta en 20 años.

El problema de la escasez en Argentina derivó en una protesta a finales de agosto frente a las oficinas del distribuidor oficial de Panini y a un exponencial aumento de precios en las figuritas en mercados alternativos.

Pero este fenómeno de gran interés por los cromos no es exclusivo del país sudamericano y la subida de precios fue detectada en varios países de América Latina y fuera de la región.

En Brasil, la fundación Procon de defensa del consumidor del populoso estado de Sao Paulo pidió la semana pasada información a la editora local Panini sobre la distribución de álbumes y figuritas del mundial, tras haber recibido 432 quejas sobre la disponibilidad de los productos.

Entre otras cosas, la empresa fue consultada sobre el volumen de material comercializado, sus precios y tiempos de distribución, así como las respuestas que dio a los reclamos por falta o demora de la entrega.

Panini, que recibió un plazo hasta el viernes 9 de septiembre para contestar, señaló a la TV local Globo que el tamaño de Brasil le planteó retos logísticos y que para responder a ellos había ampliado las ventas online o los acuerdos con firmas minoristas.

Precios altos

Puede ser que el furor, la escasez y hasta las protestas sean una característica casi única de Argentina. Pero el fenómeno inflacionario sobre los cromos no discrimina camiseta de seleccionado de fútbol.

En Colombia, por ejemplo, el sobre pasó de costar en el mundial de Rusia unos 2.000 pesos (equivalente a unos US$0,45 actuales) a US$3.500 pesos colombianos (US$0,78), señala el diario El Espectador.

En Brasil, cada paquete se vende a 4 reales (unos US$0,78), el doble que hace cuatro años. Eso elevaría el costo para completar el álbum a 3.865 reales (unos US$737), 1,5 veces el ingreso mensual promedio en el país, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, calcula Bloomberg.

En México, el precio de figuritas se consigue en 18 pesos (US$0,90). Esto representa un 50% más que en los valores del Mundial Rusia 2018, mientras que en Argentina, el paquete de figuritas experimentó una inflación de cerca del 1000% en solo cuatro años.

"Yo de hecho lo estoy completando y es demasiado costoso", señala Alejandro Millán, que vive en Londres.

En Reino Unido, según el experto en finanzas de fútbol Kieran Maguire, completar el álbum oficial de Qatar 2022 podría costar hasta 883,80 libras esterlinas (unos US$1018).

El analista, entrevistado por el periodista de Newsbeat de la BBC Manish Pandey, dice que el precio de un paquete subió de 20 peniques hace muchos años a 90 peniques ahora.

¿Por qué subieron los precios? Kieran explica que "Panini tiene que pagar una cifra de regalías a la FIFA".

"Y tienen que negociar con las asociaciones de fútbol individuales para obtener los derechos de uso de la camiseta y el escudo. Así que es un negocio caro para ellos", agrega.

Pero enfatiza que es la tradición lo que hace que personas sigan con el pasatiempo.

"No hay mejor sensación que esa calcomanía final en ese equipo final, especialmente si se hace antes de que comience el torneo", asegura el experto.

Mientras tanto, desde Argentina, Abraham Condori cuenta que cuando era niño, en su Perú natal, también juntaba figuritas para el mundial.

Ahora revive el momento con Rodrigo y sus otros hijos recorriendo tarde tras tarde los kioscos de Buenos Aires en una especie de búsqueda del tesoro.

"Por una figurita la gente se puede volver loca", afirma.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO