Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política Mujica | Lacalle Pou | Reunión

¿Por qué tanto secreto?

Mujica mantiene reserva de la reunión con Lacalle Pou

El expresidente José Mujica mantuvo su reserva de la charla con Lacalle Pou, pero opinó sobre el mandato actual y del escándalo del caso Astesiano.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

En marco de la reunión que tuvieron el ex-presidente José Mujica con Luis Lacalle Pou, presidente de la República, en Suarez y Reyes el pasado jueves, 22 de diciembre; y además, la invitación que realizó el presidente a Mujica y Sanguinetti de acompañarlo a la asunción de Lula da Silva como presidente de Brasil el próximo 1° de enero, Mujica fue consultado sobre dichos temas.

El ex-presidente Mujica, fue invitado al programa Desayunos Informales, donde fue increpado sobre el encuentro en Suarez y Reyes, a lo que el dirigente frenteamplista mantuvo su reserva de la conversación. Mujica dijo que "lo que fue, fue y pasó" y aclaró que no iba a contestar nada sobre el contenido de la reunión. A su vez, reafirmó que "a veces hay conversaciones que deben quedar en el ámbito de lo reservado, esta es una".

El ex presidente Mujica aclaró que ya tenía una invitación personal del presidente electo de Brasil, a su asunción del primero de enero, la cual tiene en su poder. "Pensaba ir y estaba tratando de ir al aeropuerto de San Pablo, y en ese ínterin me llego una llamada del señor presidente", explicó.

Uruguay muestra un acto democrático por la asistencia, a la asunción del presidente del vecino país, de dos expresidentes de diferentes posiciones políticas acompañando al presidente actual. Una actitud diferente a la de Jair Bolsonaro, que confirmó públicamente que no asistirá. Respecto a las actuaciones de nuestros países vecinos, Mujica aclaró que "Es un peligro, y en todo lo posible, hay que intentar mantener la capacidad de diálogo y el respeto mutuo de los actores políticos, cualquiera sean las diferencias y no sumar el caudal de subjetividad, que se da en otras partes, que después termina torpedeando la viabilidad de la propia democracia".

Añadió también que "la democracia representativa sin diálogo, sin intercambio, sin la posibilidad de acuerdo, tiene patas muy cortas. La democracia representativa sin la posibilidad de acuerdo se transforma en una carátula. Hay que hacer todo lo posible para evitar que las inevitables diferencias se transformen en grietas.

En Uruguay los efectos que pasan en otras partes, aparecen aquí un poco tardíos y en referencia a esto considera que "el miedo está latente y hay que tener actitudes que traten de trabajar en contra".

Vínculo con Lacalle

Respecto a anteriores declaraciones que podrían interpretarse como "poca relación" entre el presidente actual y Mujica, manifestó que, en realidad, él siempre estuvo abierto al diálogo. Mujica consideró que su relación ha mejorado porque sino no lo hubiera invitado a su recinto y afirmó que de su parte "la tranquera está abierta". Indicó además que "el tiempo pasa y los seres humanos aprendemos", y que así como le pasa al presidente, nos pasa a todos.

Por otra parte, opinó sobre el mandato de Lacalle: "Naturalmente gobernar no es sencillo, y hay que navegar siempre por aguas tormentosas y en la sociedad existen contradicciones. Creo que el señor presidente, que ganó las elecciones y eso lo legitima, tiene el derecho a impulsar las políticas que considera que son más adecuadas." Sin embargo recordó que "Desde luego, en el fondo tenemos una discrepancia. Esa visión de que la sociedad va a pasar sus dificultades premiando a los maya oro, y esperando que algún día derrame algo a abajo, creemos que es una mitología".

También criticó que el grueso de la población, la clase humilde y trabajadora, no ha visto beneficio del crecimiento económico; y allí radica su discrepancia con el actual gobierno. "Hay que entender que el capital no reparte porque le guste. No se distribuye" subrayó y señaló que si los gobiernos no "picanean" para que se distribuya, no se distribuye.

Caso Astesiano

"Cuando esto empezó, pensé que era una clásica valencia burocrática de Uruguay y me equivoqué feo. Era una cosa más grave, que me duele enormemente. No voy a echar leña al fuego, pero espero que haya decisiones", sentenció Mujica.

Contó que le duele por la imagen del país, "pensé que esas cosas no podían pasar", aclaró. Pensó que podían pasar "estanques" por burocracia, pero se dio cuenta que en relación a este caso "a habido algo más grande, de mala fe, que nos ensucia no solo al gobierno, sino a la sociedad". Sin embargo, cuando se le consultó si considera al presidente como responsable, contestó "calcule dijo la canaria".

A su vez, dijo "No me quiero meter porque sobran actores. Necesitamos mirar esto con otra distancia. Yo creo que empezó muchos años antes la entrega de pasaportes (antes del 2013)". En este sentido, opinó que si se juntan elementos se saca la conclusión de que "venía de antes". También reconoció que "Es posible que haya acontecido en nuestro gobierno y no tengamos ni noticia."

Su papel actual

Mujica considera que su papel actual es de consejero, que "a los viejos no les toca estar en primera fila", pero que no siempre es escuchado.

"Dije que me asusta la evolución demográfica del país, creo que dentro de 20 años va a haber un problema con la cantidad de viejos, y que habría que empezar a luchar para establecer un fondo a partir de las riquezas que se generen ahora -si se encuentra petróleo o alguna riqueza explotable-", contó.

Sin embargo, la idea pareció disparatada. "Me dijeron que estaba bien mi idea, pero no me dieron pelota, ni me la van a dar, porque pensar en 20 años para adelante es una cosa imposible para este país. Después se verá lo que pasa."

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO