Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad que | Fiscalía |

Preocupación

Fiscal dijo que niños están siendo objeto de organizaciones criminales

Hace menos de un mes desde el Pereira Rossell advirtieron que la cantidad de menores que reciben impactos de bala pasó de dos o tres casos al año a uno por mes.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Luego de que en la jornada de este viernes se conociera la noticia de la muerte de un niño de dos años a causa de un impacto de bala en Pinar Norte, la fiscal del caso Sandra Fleitas, y el jefe de Policía de Canelones, Victor Trezza, brindaron una conferencia de prensa en donde la letrada advirtió que los niños están siendo objeto de organizaciones criminales "para bajar la guardia de los agentes de control”.

“Cuando esos menores tienen como responsables a personas que además pueden integrar la organización criminal, hay un plus, que es que el mismo mayor de edad, la persona que tiene la responsabilidad de cuidarlo, lo introduce en ese ambiente que es el mundo de la criminalidad”, sostuvo.

Fleitas adelantó además que la Fiscalía "no solamente va a atender el hecho particular de lo que sucedió, con los responsables, sino el grado de responsabilidad de los padres o tutores, como el de una mujer, madre de uno de los niños, que cumple medidas de arresto domiciliario y su hijo está a altas horas de la noche circulando en estas circunstancias".

Por otro lado, un elemento que una todos los involucradoa es que estos poseen antecedentes por drogas, sostiene la fiscal, quien agregó que también se investigará por qué el adulto que resultó ileso no estaba dentro del vehículo. “Por algo se bajó del auto”, dijo la funcionaria.

Aumento de niños baleados preocupa en el Pereira Rossell

Hace menos de un mes, el director del Hospital Pereira Rossell, Álvaro Galiana había advertido que la cantidad de menores que reciben impactos de bala pasó de dos o tres casos al año a uno por mes.

“Lo que antes era absolutamente excepcional, un niño herido de bala, hoy es más frecuente verlo. Es algo que nos preocupa muchísimo”, expresó durante una entrevista con Canal 10.

De acuerdo al profesional, la recurrencia de este tipo de situaciones, a las que los equipos de salud no estaban habitados, comenzó a demandar más camas de CTI, acompañamiento psiquiátrico y servicios de salud.

“Y todo lo que implica de estrés y de exigencia del servicio al hospital, porque primero no estamos acostumbrados y segundo cuando ocurren estas cosas empieza a haber movimiento allí de gente que pregunta por el niño y no sabemos quiénes son, si están vinculados al problema de que el niño diga quién le tiró y quién no le tiró, de dónde vino”, agregó Galiana.

No obstante, aclaró que estos casos no se diferencian con los de maltrato o abuso infantil, en términos de dificultad de la atención en salud.

Con respecto a los contextos en los cuales niños y niñas son baleados, el directivo explicó que son hechos que ocurren dentro del hogar o en el barrio.

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO