Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad Punta de Rieles |

Terrible

Otro menor fue baleado y se mantiene la tendencia de uno por mes

El menor recibió dos disparos tras tiroteo en el barrio La Chancha. La semana pasada un niño de 4 años resultó herido de bala en Piedras Blancas.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Un menor de 13 años recibió dos disparos tras tiroteos que se registraron en el barrio La Chancha (cerca de Punta de Rieles), en las intersecciones de las calles Hidra y Timón. La víctima se encontraba en un pasaje cuando se escucharon las detonaciones.

Testigos vieron huir del lugar a cuatro personas. En la escena se encontraron más de 30 casquillos de bala de dos calibres distintos, lo que significa que había al menos dos armas implicadas en el ataque.

La Policía investiga las circunstancias en la que resultó herido el menor. Al no tener anotaciones judiciales en su contra indagan si no fue una víctima involuntaria del ataque.

El adolescente fue trasladado a la policlínica de Malinas donde le constaron herida de arma de fuego en el abdomen y en una pierna.

La madre del menor dijo al ser entrevistada por Canal 4 que el adolescente había ido a visitar a su tía y que cuando estaba volvendo a su casa lo atacaron. Y que llegó a ver a cuatro personas que estaban con armas de fuego antes de que le comenzaran a disparar.

Según su relato, el adolescente se asustó y se dio vuelta para salir corriendo y entrar nuevamente a lo de su tía, pero en ese momento lo atacaron.

La semana pasada un niño de 4 añosresultó herido de bala en Piedras Blancas.

Un menor herido de bala por mes

Aumentó la cantidad de niños heridos de bala que llegan al Hospital Pereira Rossel y los servicios se ven exigidos. Reciben al menos un niño baleado por mes expresó el director del Hospital Pediátrico, Álvaro Galiana.

“Es algo que nos preocupa muchísimo”, aseguró Galiana. Además, indicó que requiere una disponibilidad de un block quirúrgico que los atienda inmediatamente a un paciente que en general es “niño grave”.

“Y todo lo que implica de estrés y de exigencia del servicio al hospital, porque primero no estamos acostumbrados y segundo cuando ocurren estas cosas empieza a haber movimiento allí de gente que pregunta por el niño y no sabemos quiénes son, si están vinculados al problema de que el niño diga quién le tiró y quién no le tiró, de dónde vino”, explicó el director.

“Antes era excepcional de dos o tres casos de niños con balas en el año, y hoy por mes tenemos siempre algún niño baleado”, afirmó.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO