Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad barra | Nacional | aniversario

Aniversario negro

Tiroteo, víctima inocente y el foco en la barra disidente

Joven de 19 años fue formalizado por el homicidio del hincha tricolor Jonathan Otero, víctima colateral de un misterioso tiroteo frente a la sede de Nacional.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El infame crimen ocurrió en el marco de los festejos por el aniversario 125 del Club Nacional de Football en las inmediaciones de su sede cuando, en medio de la multitud de personas, un joven de 19 años sacó un arma 9mm y efectuó una serie de disparos.

Lo que pretendía ser una fiesta se tornó en tragedia y caos, puesto que luego de la balacera la tensión se apoderó de la noche en La Blanqueada, que continuó con corridas entre los hinchas persiguiendo al tirador y enfrentamientos con la Policía.

Las versiones sobre el tiroteo que terminó con un hincha muerto

El lunes por la noche, miles de hinchas de Nacional se reunieron frente a la sede de 8 de Octubre para celebrar el cumpleaños del club, pero a menos de diez minutos de la medianoche, entre los primeros estruendos de las bombardas y los fuegos artificiales, se escuchó una ráfaga de disparos de armas de fuego en medio de la muchedumbre.

Según lo develado en la audiencia judicial realizada el miércoles 15, el enfrentamiento se desencadenó cuando un grupo de personas increpó a otro porque estaban vestidos “todos de negro”, con la cara tapada con capuchas y sin distintivos de Nacional.

El primer grupo avanzó sobre los encapuchados pensando que eran hinchas de Peñarol, relató Pablo Casas, abogado del joven de 19 años que, para “defenderse”, sacó una pistola 9mm y efectuó disparos a los presuntos agresores, hiriendo de muerte a un hincha que nada tenía que ver con el conflicto y a otros dos que siguen internados.

descarga.jpg
Jonathan Otero, la víctima inocente del tiroteo.

Jonathan Otero, la víctima inocente del tiroteo.

El fallecido se llamaba Jonathan Otero y tenía 37 años. Esa noche había cenado con su esposa e hijos a pocas cuadras de la sede y fue a festejar como miles de hinchas. Otero recibió un impacto de bala en la zona izquierda del abdomen, con orificio de salida y se constató su deceso en el Hospital Pasteur (donde trabajaba desde hace cuatro años). A ese sanatorio también llegaron los otros dos hombres –de 23 y 34 años– que también resultaron heridos de bala. El primero con herida en tórax y un brazo, el otro con una herida en la ingle. Ambos contaban con antecedentes penales y no quisieron radicar denuncia policial. Quedaron internados en terapia intensiva del Hospital Pasteur y la fiscal Morales espera poder tomarles declaración cuando se recuperen.

Tirador formalizado y un móvil que “carcome” a la fiscal

El miércoles, la fiscal de homicidios Mirta Morales formalizó al joven de 19 años por un delito de homicidio muy especialmente agravado y la jueza dispuso su encarcelamiento preventivo por 180 días mientras continúa la investigación. En primer lugar, la fiscal dijo que "el imputado reconoció los hechos ante la Policía".

Según publicó este miércoles El País, el imputado únicamente dijo desempeñarse como barbero, y señaló a un allegado que un grupo quería golpearlo a él y a sus amigos, por lo que tomó un arma. "Se armó lío, saqué el ‘fierro’ y disparé", explicó.

Durante la audiencia, Morales dijo que “la carcomía” no saber el motivo del crimen de Jonathan Otero y por qué los otros dos jóvenes que fueron heridos de disparos de arma de fuego en el mismo hecho no quisieron hacer denuncia de lo que pasó.

"Es algo que te hace llamar la atención de la posibilidad cierta de que tengan temor", sostuvo la fiscal de homicidios.

La hipótesis de la interna en la barra de Nacional

Alrededor del móvil, desde las primeras horas se manejaron distintas versiones. La principal hipótesis que manejaron algunos medios, según información de la investigación policial, es que se trató de una pelea entre dos facciones de la hinchada tricolor y que el autor de los disparos pertenecía a la barra conocida como “Los Pibes del Skey”, que se agrupa en la plaza ubicada en Cornelio Cantera y Jaime Cibils.

GJt4wsHXcAEywGK.jpg
Los Pibes del Skey.

Los Pibes del Skey.

Esta banda es reconocida por ser la “menos diplomática” de las que integran la hinchada tricolor, y tiene en su historial una decena de hechos violentos en los últimos años, por los que fueron condenados varios de sus integrantes.

El caso más notorio en el que se involucra a Los Pibes del Skey es el del homicidio al hincha de Peñarol Hernán Fiorito, un joven de Santa Lucía que fue asesinado en el marco de los festejos del 125° aniversario de Peñarol, por el que fueron condenadas 16 personas, aunque algunas esperaron la sentencia definitiva en libertad, lo que provocó un nuevo enfrentamiento, en enero de 2022, en el que, en represalia al homicidio de Fiorito, varios hinchas de Peñarol balearon a Washington Simón, referente de la banda Skey. Días después del ataque, “el Washi” falleció en el CTI del Casmu de la avenida 8 de Octubre, y un grupo de hinchas de Nacional salieron a tomar venganza por lo sucedido. A ocho cuadras del hospital le pegaron un tiro en la cabeza a Ignacio Galván, un joven de 17 años que andaba en bicicleta con una camiseta de Peñarol.

Los pibes del Skey también protagonizaron protestas contra la directiva de Nacional, cuando, antes del clásico del Apertura 2023, desde el club reafirmaron la postura en contra de los clásicos con hinchadas visitantes en los estadios de los dos grandes. En contra de esa postura, varios hinchas integrantes del Skey se manifestaron con pancartas y quema de cubiertas, cortando el tránsito frente a la sede de Nacional.

FsGmTwAWYAMoq16.jpg

Previo al clásico en el Campeón del Siglo jugado en abril de ese año, integrantes del Skey salieron “de cacería” atacando a hinchas de Peñarol en varios barrios de Montevideo. Uno fue herido de bala, otro apuñalado y un tercero atacado con un bate de béisbol. Por esos hechos fueron condenados una decena de integrantes del Skey.

Pero durante el último tiempo, Los Pibes del Skey también protagonizaron peleas en la interna de La Banda del Parque. La más notoria de ellas, en el último clásico jugado en el Parque Central, cuando los del Skey sacaron una bandera robada y la barra “oficial” impidió que esta se despliegue, lo que originó un enfrentamiento a golpes. Según distintas versiones recogidas, en el último partido por copa de local, frente a River Plate argentino, habría existido un nuevo capítulo de esta interna en la barra.

No obstante, el abogado Casas dijo que su cliente no pertenecía a ninguna facción de la hinchada de Nacional y desconoce si sus acompañantes integran algún grupo de la barra brava tricolor. En ese sentido, la fiscal Morales dijo que investigan a un joven que lo acompañaba y que pudo haber tenido responsabilidad en el crimen, pero que aún no está identificado. De todas formas, Morales dijo que podrá profundizar más en los motivos del crimen cuando analice completamente el celular del imputado.

La fiscal insistió en que aún no hay elementos en su carpeta de investigación de la que se pudieran inferir los motivos del crimen o un eventual vínculo con la barra brava.

Analizan cámaras, sangre y buscan el arma homicida

Más allá que el presunto autor del hecho fue detenido a pocos metros de la escena, todavía no fue hallada el arma homicida. La fiscal sostuvo en audiencia que procuran encontrarla, elemento que fue tenido en cuenta por la jueza Adriana Chamsarian para disponer la prisión preventiva, dado que espera que en este tiempo la Fiscalía pueda hallar el arma con que se cometió el crimen. Morales aseveró que el joven formalizado tenía sangre en su ropa, aunque todavía no se determinó de quién es, solo que es humana, por lo que se esperará el resultado del análisis de ADN de la sangre.

Por otra parte, la fiscal destacó que hay "muchas" filmaciones de lo sucedido a partir de cámaras del Ministerio del Interior, la Intendencia, comercios de la zona y videos subidos a redes sociales, en los que, si bien no se ve cuando el acusado dispara, sí se divisa cuando testigos lo señalan y él escapa junto a otra persona, motivo por el cual desde Fiscalía entienden que puede haber otras personas involucradas en el hecho.

“Lo que vemos en la filmación es que cuando esta persona es indicada por una multitud, la Policía empieza a perseguirla y se lo ve correr con otra persona. Esa persona no está identificada. Tenemos algunas dudas, lo que nos hace pensar que pudo haber habido más personas", dijo la fiscal Morales luego de la audiencia de formalización.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO