Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad reformulación |

CAMBIOS EN TIEMPO EXTENDIDO

Una reforma que apunta a la privatización

El gobierno sigue adelante con su reforma, designada "reformulación educativa", que privatiza de ámbitos que hasta ahora son competencia del Estado.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Tras la reunión bipartita de la semana pasada a los maestros les quedó claro, una vez más, que la reformulación educativa que propone el Poder Ejecutivo para el sector traerá aparejados cambios negativos. Así lo resumió a Caras y Caretas Cecilia Peraza, integrante de la directiva de la Federación Uruguaya del Magisterio (FUM) y de Ademu-Montevideo.

“Señalan las autoridades que hemos votado en contra en la bipartita. Y es verdad, pero no porque no queremos, sino porque es imposible acompañar lo que están haciendo”, subrayó Peraza en entrevista con esta revista. Lo que sigue es un resumen de esa entrevista.

Uno de los elementos planteados es el cambio en las condiciones para el tiempo extendido y el ingreso de actores privados en un ámbito que hasta ahora es competencia de Primaria. “Nos confirmaron que en febrero, cuando los maestros se reintegran al trabajo administrativo, van a estar evaluando qué alumnos necesitan tiempo extendido y cuáles no”.

Precisó que las escuelas se dividen en las de 20 horas de educación común, 40 horas de educación común que son de tiempo completo y las de tiempo extendido con un sistema de cuatro horas diarias más tres de extensión horaria. Esa extensión se da en la propia institución, se trabaja en modalidad de talleres dictados por profesores que eligen por un orden de prelación o concurso las diferentes áreas que se dictan. Esas escuelas de tiempo extendido funcionan de 10 a 17, o de en algunos casos -escuelas rurales- de 9 a 15. Allí los niños tienen en un turno educación común, y en el contrahorario, talleres. “En tiempo extendido se puede tener inglés, arte, taller de literatura, etc.”, por ejemplo, dictados por docentes especializados que han concursado en dichas áreas o aspiran teniendo formación específica y también pedagógica. Se está planteando excluir a los egresados de facultades de arte si no cuentan con título de maestro. “Creemos que en este sentido estaríamos frente a un retroceso en la calidad de esos talleres, pues no es lo mismo un maestro que dé plástica a un profesional del arte que dé teatro o pintura”, sentenció.

Se basan en el discurso de la autonomía de los centros educativos para transferir responsabilidades de gestión a los maestros y directores Se basan en el discurso de la autonomía de los centros educativos para transferir responsabilidades de gestión a los maestros y directores

Además, “no se van a destinar más recursos para tiempo completo o tiempo extendido. El maestro va a tener que evaluar qué niños necesitan tiempo extendido y lo van a pasar a la directora, esta lo consultaría a la inspectora y los derivan a cualquier asociación, institución u ONG, un centro privado para que vayan a hacer actividades allí”.

“El tiempo extendido es para todos los niños que van a una misma escuela”, subrayó y precisó que “esas escuelas por ahora se van a mantener, no han hablado de bajar escuelas”, sin embargo, “todos los que de ahora en adelante necesiten atención en tiempo extendido, apoyo pedagógico o actividades extracurriculares pasan a otros centros. Esto es volver atrás y transferir dineros públicos al sector privado sin conocer la calidad de esos servicios. Es lo que se hacía antes cuando no existían las escuelas de tiempo extendido y las escuelas de tiempo completo eran muy pocas: trabajar en programas comunitarios que resolvían necesidades y hasta el tema de cuidados de la infancia. Lo que decimos es que al tener ya creados programas de atención pedagógica y extracurricular regulados por el Estado, esta modalidad que van a implementar es volver atrás. Porque una cosa es pensar programas pedagógicos regulados por la institución de Educación Primaria, volcar los recursos e inversión y otra muy diferente es pedirle a un maestro que decida que cinco niños de una clase o diez de otra vayan a otro centro en contrahorario sin saber cuáles son ni qué programas desarrollan, si se respeta la laicidad, si las familias están de acuerdo o no. Con fondos públicos van a pagarles a esas instituciones por cada niño”.

Si bien destacó que está de acuerdo con la educación no formal, “con lo que se hace desde la comunidad en diferentes organizaciones sociales, estas medidas parece que pretenden controlar en muchos aspectos a los profesionales de la educación pública contraponiéndolos con el sector privado, pero no responden cuáles son las instituciones que van a recibir de ahora en más a niñas y niños y cuáles serán las exigencias o condiciones de esas instituciones privadas. Esto está establecido en la LUC y en febrero comenzamos, nos dijeron”.

Nos confirmaron que en febrero, cuando los maestros se reintegran al trabajo administrativo, van a estar evaluando qué alumnos necesitan tiempo extendido y cuáles no Nos confirmaron que en febrero, cuando los maestros se reintegran al trabajo administrativo, van a estar evaluando qué alumnos necesitan tiempo extendido y cuáles no

Ante la pregunta de qué herramientas de evaluación proponen y si es común a todo el país para determinar qué alumnos serán enviados a esos centros privados, “nos dicen que será cada escuela que lo decida porque desde la implementación de la LUC el director de la escuela tiene autonomía para decidir. Se basan en el discurso de la autonomía de los centros educativos para transferir responsabilidades de gestión a los maestros y directores. Desde la Dgeip se está realizando un trabajo para presionar y generar miedo hacia los directores e inspectores para que respalden esos cambios”.

Para Peraza todo lo que viene haciendo la Dirección General de Primaria tiene un aire de improvisación. “Todo es como de aficionados”, sostuvo. “Soy maestra de escuelas de contexto crítico desde hace años en la periferia de Montevideo. Existen colegios religiosos que seleccionan alumnos de las escuelas públicas para darles becas. Cada año las familias esperan la lista de seleccionados con mucha ansiedad, pues esos colegios dejan claro que “no es para todos”, que solamente eligen a quienes ellos creen que tienen un futuro o aprovechen eso para salir de la situación del barrio. Es la clasificación pura y dura de los estudiantes. Es terrible. Y eso, que llaman “transformación educativa”, es lo que están impulsando desde la Dgeip y la ANEP; que además tiene un programa que están preparando ahora y que es otra muestra de improvisación, apuro, subestimación y menosprecio de la profesión docente”.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO