Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Cultura | Gobierno |

Estamos en el horno

¿El gobierno pretende liquidar al sector audiovisual?

Rotundo rechazo provoca el cambio de institucionalidad en el sector audiovisual que pretende hacer el gobierno a través del proyecto de Rendición de Cuentas.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El proyecto de Rendición de Cuentas que el gobierno presentó al parlamento también afecta seriamente el funcionamiento institucional del sector audiovisual. Algo previsible en una conducción de las políticas culturales que parece más interesada en captar el interés de Netflix y otras marcas de la industria hegemónica del entretenimiento, que en fomentar la creación artística local.

Este planteo del gobierno ya disparó duras críticas desde varios colectivos que nuclean a técnicos y artistas. Algunos de estos señalamientos objetan que se pretenda derogar casi la totalidad de la llamada ley de cine, votada en 2008 por el Parlamento, y por la que fueron creados el Instituto Nacional del Cine y el Audiovisual del Uruguay (ICAU) y el Fondo de Fomento Cinematográfico y Audiovisual; que se cree una nueva institución denominada Agencia Nacional Audiovisual (ANUA), la que comenzaría a funcionar el año próximo con un presupuesto de 54 millones de dólares; y que los 12 milliones de dólares del Programa Uruguay Audiovisual -fondo de incentivo creado en 2019- se destinen al presupuesto de investigación científica. Un plan de cambio radical que fue realizado sin considerar las opiniones de los distintos involucrados en el quehacer del sector.

En esa línea, en un comunicado divulgado en las últimas horas, el colectivo Directoras, Directores y Guionistas del Uruguay (DGU) manifestó su enfático rechazo a los "los artículos de la Rendición de Cuentas relativos a la modificación de la actual Ley de Cine y Audiovisual, así como el proyecto de crear una nueva institucionalidad para el sector sin la participación ni el diálogo de todos los involucrados". Además, esta normativa "no garantiza las definiciones, objetivos, derechos ni fondos que actualmente existen en la Ley de Cine y Audiovisual".

De aprobarse tal como está establecido en el proyecto, esta nueva institucionalidad "pone en riesgo la continuidad del cine nacional". Tal es el caso de la posible derogación del Fondo de Fomento Cinematográfico y Audiovisual, "haciendo así que los magros fondos otorgados por la ley no solo tengan ahora un destino indefinido, sino que se deterioren año tras año”, subraya DGU.

Este colectivo también expresó su preocupación por "la desaparición de conceptos como 'obra', 'cine' y 'cultura', que son dejados de lado para incluir un concepto vago como es 'lo audiovisual', sin hacer referencia a los creadores ni autores de las obras (...) Esto no es una simple ausencia de palabras, sino que expresa una concepción donde prima lo industrial por encima de lo cultural".

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO