Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Cultura | miedo | María Dodera | Angélica Liddell

María Dodera + Angélica Liddell

"Perro muerto en tintorería" o cuando el miedo se convierte en pandemia

El miedo domina en esta puesta de "Perro muerto en tintorería", de Angélica Liddell, con dirección de María Dodera, que se estrena este sábado en Teatro Stella.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Aunque las distancias de proporciones oceánicas ubiquen en diferentes orillas a la escritora y dramaturga española Angélica Liddell y a la reconocida directora uruguaya María Dodera, el teatro y una obra, ícono de las vanguardias escénicas, como “Perro muerto en tintorería”, las han unido.

Ambas artistas, entonces, serán las responsables de conmover, de sacudir, de discutir, con la primera puesta en Uruguay de “Perro muerto en tintorería”, que irá en el Teatro Stella D’Italia. Liddell es la responsable de llevar a la palabra este drama. Dodera, reconocida realizadora uruguaya, es la responsable de componer la acción, las escenas, con su personal visión, más un ensamble de seis actores y otros socios creativos.

Así será la puesta

Esta primera puesta en Uruguay de “Perro muerto en tintorería”, que reúne las artes de Liddell y Dodera, se estrenará este sábado (1 de junio), en la sala del Teatro Stella D’Italia, e irá los viernes y sábados de ese mes, a las 21 horas, y domingos a las 19. Las entradas están a la venta por RedTickets y en boleterías de la sala.

La performance y prólogo está a cargo de María Dodera y Patricia Fry. El elenco está integrado por Sebastián Silvera Perdomo, Leonor Chavarría, Daniel Plada, Anthony Alan, Patricia Fry y Daiana Torena.

El equipo

La ficha técnica de la puesta se completa así: música: Federico Deutsch y Sylvia Meyer; asistente de dirección: Gabriela Pintado; diseño de escenografía: Sebastián Silvera Perdomo; diseño de vestuario y diseño gráfico: Florencia Rivas; diseño de iluminación: Nicolás Amorín; visuales: Lucía Martinez; coreografía y expresión corporal: Daniella Passaro; fotografía: Alejandro Persichetti.

unnamed.jpg

Aniquilado el enemigo, sobrevive el imperio del miedo

La obra “Perro muerte en tintorería”, al igual que su autora, ya son clásicos del teatro contemporáneo, pero no para el museo o para el catálogo de la academia. Su carácter vanguardista no pierde vigencia, al punto que, como dijo Dodera: “Me preguntan por qué quiero llevar a escena a Liddell hoy, en 2024, en Uruguay y yo respondo: no es que quiera, necesito. Como diría ella: Es el dolor-humanidad que se me impuso de manera atroz”.

Ninguna sinopsis, por bien escrita que esté, da cuenta real de una obra. Apenas si cumple con el objetivo de activar el interés. Verla, dejarse atrapar por la trama, los personajes, el drama, son insustituibles.

Aún así, vale la pena intentar apenas asomarse a la(s) idea(s) de “Perro muerto en tintorería”.

Esta obra comienza en el momento justo en que está en plena expansión una nueva epidemia: el miedo. Todos, inevitablemente, están contagiados. Todos tienen miedo pero -aquí una clave interpretativa- no saben bien de qué. Todos se habían acostumbrados a temer a un enemigo, pero ese enemigo fue aniquilado. Muerto el objeto reconocible del temor, ese estado, ese sentimiento sigue causando estragos: ahora todos tienen miedo de sí mismos.

La perfección del nuevo sistema, fundamentado también en la represión moral, despierta en los protagonistas una necesidad imperiosa de error, de catástrofe, demandan crímenes, ya no pueden vivir sin horrorizarse, reclaman lo corporal con violencia y sólo encuentran alivio a su angustia en el sexo, en lo absolutamente concreto.

Son personajes en un entorno irreal, envueltos en relaciones ominosas. Una trama que deviene estudio del pensamiento, de la condición humana, el deseo, el deseo de la violencia.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO