Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Mundo

Auspiciado y diseñado por la Cepal

López Obrador lidera un acuerdo para desarrollar América Latina

A pedido del presidente de México, la Cepal diseñó en 5 meses un Plan de Desarrollo Integral para dicho país, El Salvador, Guatemala y Honduras, con impacto directo en las migraciones que amenazan desequilibrar el continente. Demostrando ser un auténtico estadista, AMLO busca así un acuerdo con Estados Unidos que beneficie a ambos países y señala al resto de América Latina un rumbo factible a seguir en la búsqueda del desarrollo integral.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Una de las peores obsesiones de Donald Trump (si es que podemos clasificarlas) estuvo radicada desde el inicio mismo de su campaña electoral en la voluntad de avanzar sobre México (su socio con Canadá en el Nafta o Tlcan, Tratado de Libre Comercio de América del Norte, todavía hoy el mayor espacio socioeconómico del mundo), terminando con el referido tratado tripartito; construyendo un humillante muro para contener a los migrantes que debería pagar el pueblo mexicano, y humillando un día sí y otro también a la nación vecina con los peores insultos.  Haga memoria el lector.

Ni siquiera las muy flexibles vértebras del entonces presidente, Enrique Peña Nieto, podían convencer a Trump de que frenara su atronadora prepotencia, que por momentos amenazaba no tener otra solución que algún tipo de conflicto concreto.

Todo eso cambió con la llegada a la presidencia de México de Andrés Manuel López Obrador (1953, en adelante AMLO), un hábil y experimentado politólogo, escritor y dirigente político, el 1º de diciembre de 2018.

Antes de convertirse en un dirigente de referencia para la izquierda de América Latina, AMLO fue integrante del Partido Revolucionario Institucional (PRI, el equivalente mexicano del Partido Colorado de Uruguay, con el que comparte la misma deriva histórica), o sea que no le deben ser desconocidas ninguna de las astucias o «artes menores de la política» a las que sin duda tuvo que apelar para subsistir.

Luego fue presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) entre 1996 y 1999; jefe de gobierno del Distrito Federal de 2000 a 2005; candidato a la presidencia de México por la coalición Por el Bien de Todos en las elecciones de 2006 y por el Movimiento Progresista en 2012; presidente del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de 2015 a 2017; y fue electo presidente de México en las elecciones de 2018 por la coalición Juntos haremos Historia.

AMLO se considera un hombre de izquierda, que admira a Jesús de Nazareth y a Ernesto Che Guevara, cuyos nombres lleva el menor de sus hijos, y a Benito Juárez.

 

Los trabajos y los días de un hombre sagaz          

Conocedor de que «México está lejos de Dios pero cerca de los Estados Unidos», una vez ungido en la presidencia el 1º de diciembre de 2018, AMLO conversó telefónicamente con el presidente Donald Trump (que firmó la segunda versión del Tlcan el 30 de noviembre de 2018, en ocasión del G20 celebrado en Buenos Aires), y se refirió concretamente al mayor problema que separa a ambas naciones, o sea, los flujos migratorios que avanzan sobre la frontera norteamericana provenientes de la nación azteca y de varios países de América Central, integrados por muchedumbres desesperadas que buscan mejorar sus condiciones de vida.

Dicha conversación debió ser provechosa, porque el 19 de marzo López Obrador se reunió en México nada menos que con Jared Kushner, yerno y asesor principal de Donald Trump. Fue la segunda reunión entre AMLO y Kushner, ya que en julio de 2018 el entonces candidato presidencial por el Morena se había entrevistado con el esposo de Ivanka Trump y el secretario de Estado de los Estados Unidos,  Mike Pompeo, con quienes trató varios temas. Algún acuerdo habrá habido en esa primera entrevista, ya que de lo contrario no se habría firmado la segunda versión del Tlcan (denominado T-MEC), aunque el signatario por México fue el mandatario saliente Peña Nieto.

Cabe destacar que Ivanka Trump asistió a la toma de posesión del cargo presidencial de AMLO en representación de su padre, el presidente de los Estados Unidos.

Sobre la reunión del 19 de marzo con Jared Kushner, se informó oficialmente que tuvo como objetivo acordar las bases de la agenda bilateral sobre temas como el comercio, el aumento de aranceles dispuesto por Trump, la seguridad fronteriza y las migraciones.

La reunión tuvo lugar en la casa de Bernardo Gómez, vicepresidente del grupo Televisa, y estuvieron presentes, además de AMLO y Kushner, el prestigioso secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrad, y el titular de la Embajada de los Estados Unidos, John Creamer.

En conferencia de prensa, AMLO afirmó que «el mensaje (de Donald Trump) fue la visita, el encuentro, es el interés de mantener comunicación, colaboración y, de parte nuestra, la decisión de mantener una relación de respeto y de cooperación para el desarrollo. Queremos una relación de amistad con el pueblo de Estados Unidos, igual que con todos los gobiernos del mundo», agregando que no tenía planes inmediatos de viajar a EEUU para reunirse con Trump, y que «estamos por la solución pacífica de las controversias y la cooperación para el desarrollo».

Hubo un claro resultado positivo de esas conversaciones. El 17 de mayo, el propio presidente Trump comunicó telefónicamente a Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, y a AMLO, presidente de México, el levantamiento de los aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio, impuestos por su administración en pleno furor de la «guerra comercial» declarada a China Popular, en marzo de 2018.

 

La crisis migratoria y el Plan López Obrador

Desde sus primeras conversaciones con Trump, en diciembre de 2018, AMLO le señaló la necesidad de «poner fin al drama de la migración procedente de Honduras, El Salvador y Guatemala, países dominados por la pobreza y la violencia». «Hoy conversamos por teléfono con el presidente Donald Trump. En términos respetuosos y de amistad, tratamos el tema migratorio y la posibilidad de aplicar un programa conjunto para el desarrollo y la creación de empleos en Centroamérica y en nuestro país», comunicó el 12 de diciembre López Obrador vía mensaje de Twitter.

Trascendió que AMLO consideraba necesario una especie de Plan Marshall (como el que Estados Unidos aplicó para reconstruir a Europa tras el fin de la Segunda Guerra Mundial) para aumentar la inversión en México y América Central a fin de que sus habitantes no deban verse obligados a emigrar ante la desesperación por el auge de la miseria y la violencia.

Para ello recurrió a los servicios de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) de la Organización de Naciones Unidas, a fin de que elaborase en tiempo récord una estrategia de desarrollo que, al mejorar las condiciones de vida de los habitantes de México y los tres países mencionados, fue presentada en la Cumbre sobre Migraciones realizada en Marruecos.

La meta allí señalada fue que la estrategia quedara preparada para ser presentada en mayo de 2019 con el propósito de que tuviera efectos en 2020, año en que Donald Trump se presentará a la reelección.

Se estima que más de 200.000 emigrantes transitan anualmente por México rumbo a Estados Unidos de manera tan irregular como indetenible.

 

La presentación de la estrategia

Como resultado de los esfuerzos conjuntos, el 20 de mayo, en ceremonia realizada en el Palacio Nacional, México, con la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador y de la secretaria ejecutiva Alicia Bárcena, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó su propuesta para el «Plan de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México». El comunicado lleva el título «El derecho al desarrollo en el lugar de origen es la solución para que la migración sea una opción y no una obligación». Participaron también el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard; el subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, y los embajadores en México de El Salvador, Juan Ramón Carlos Cáceres; de Guatemala, Nelson Olivero, y de Honduras, Alden Rivera; los representantes de México en El Salvador, Ricardo Cantú; en Guatemala, Romeo Ruiz, y en Honduras, David Jiménez.

Señaló el presidente López Obrador que el Plan de Desarrollo Integral «es muy importante para México y los países hermanos de Centroamérica porque va al fondo del problema. Como se ha dicho de manera muy clara, con fundamentos, con datos, la gente emigra por necesidad, por falta de oportunidades de trabajo o por violencia y hay que atender esas causas, hay que ir al origen de lo que está provocando este fenómeno migratorio». Agregó que «con la implementación de la iniciativa, vamos a atender las causas del fenómeno migratorio y vamos a temperar el flujo migratorio».

 

Las características del Plan de Desarrollo Integral

De acuerdo a lo afirmado en la presentación, el objetivo del Plan de Desarrollo Integral (PDI) es «que cambie la realidad económica del sur de México, Guatemala, Honduras y El Salvador».

El Plan considera cuatro ejes centrales: desarrollo económico, bienestar social, sostenibilidad ambiental y gestión integral del ciclo migratorio, y su ejecución implica una inversión de US$ 10.600 millones entre 2020 y 2030.

El PDI incluye 30 recomendaciones de política pública enmarcadas en los cuatro ejes programáticos señalados y, además de buscar el desarrollo y la contención de los procesos migratorios, es visto por algunos observadores como «el intento más ambicioso de México de retomar el liderazgo en la región».

 

Consideraciones sobre el desarrollo como solución al tema migratorio

En su exposición, Bárcena destacó que «el objetivo del Plan es generar un proceso integral y articulado de desarrollo con la igualdad y la sostenibilidad en el centro para mejorar sustancialmente la calidad de vida de la población y, en este marco, atender el ciclo migratorio con un enfoque de integración, con un abordaje territorial y adoptando el marco de seguridad humana colocando el derecho al desarrollo en el lugar de origen en el centro de los esfuerzos. Esta iniciativa es, a la fecha, el esfuerzo más integral a escala mundial para dar cumplimiento al Pacto Global por una Migración Segura, Ordenada y Regular, y constituye una extraordinaria oportunidad para construir desde la región un nuevo estilo de desarrollo con la igualdad y la sostenibilidad», sostuvo.

Afirmó que el plan busca «poner a los migrantes en el centro del desarrollo, sin discriminación, con políticas para atender a personas desplazadas por la violencia y los desastres naturales, para atender a los jóvenes en las ciudades donde viven» y que «los motivos y causas estructurales de la migración son la falta de empleo y dificultades económicas en el lugar de origen, los ingresos muy bajos, la violencia y la inseguridad».

El presidente López Obrador expresó que el plan se dirige «al fondo del problema migratorio, la gente migra por necesidad, por falta de oportunidades, de trabajo o por la violencia, no hay más solución que la cooperación para el desarrollo, no es con la fuerza que se enfrenta».

Agregó que «tenemos que ir de frente para retener a la gente en sus lugares de origen, porque la gente no quiere migrar, es que se ve obligada a hacerlo».

El presidente de México exhortó al gobierno de Estados Unidos a impulsar el Plan de Desarrollo Integral: «Corresponde al gobierno de EEUU que podamos llegar a un acuerdo y hacer realidad este enfoque que nos conviene a todos, ya se ha avanzado en esa dirección y hay que reconocer el interés que han mostrado funcionarios de dicho gobierno en escuchar este planteamiento».

AMLO enfatizó que el aporte de recursos por parte de los Estados Unidos «es indispensable» y que «ese dinero no se va a ir al rubro habitual, la seguridad. No es con la fuerza, no es con la violencia, no se puede combatir el mal con el mal; tenemos que ir al fondo del problema».

Es evidente que la raíz del problema migratorio es la miseria y la falta de oportunidades en el lugar de origen. Si Europa hubiera invertido recursos en desarrollar África, no enfrentaría ahora las terribles circunstancias que se dan a lo largo del mar Mediterráneo.

Lo mismo ocurre en América Latina, y la solución es una sola: el desarrollo equilibrado y sostenible para todas las regiones.

 

Los objetivos específicos del PDI

Según el documento «Plan de Desarrollo Integral: El Salvador-Guatemala-Honduras-México» suscripto por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, los proyectos prioritarios son:

Inversiones identificadas en energía e infraestructura

  1. Terminal de gas natural en el Puerto Cortés en Honduras y central energética de 300 megawatts, costo estimado 1.200 millones de dólares.
  2. Interconexión del sistema eléctrico mexicano al centroamericano: infraestructura de 165 millones de dólares y 300 millones para conexión México-Guatemala.
  3. Mejoramiento de la infraestructura fronteriza (950Km) entre México y Guatemala con nuevas instalaciones de turismo, migración y aduanas en Guatemala: el Puente Corozal-Betel y la carretera que conecte el eje turístico El Naranjo y Flores en Guatemala con Tenosique, Tabasco.
  4. Conectividad ferroviaria entre países del norte de Centroamérica: 710 km desde Ciudad Hidalgo, Chiapas hasta el Puerto de la Libertad en El Salvador y con 225 km de ramales ferroviarios que conectan ciudades de Guatemala, Honduras y el Salvador con este eje.
  5. Construcción de un gasoducto de 600 km para la integración entre el sur de México y América Central para llevar el exceso de gas natural de América del Norte y bajar costos.

 

Bienestar social e igualdad

Universalizar la educación segura hasta secundaria especialmente en zonas de alta violencia: proyecto para retener a 500,000 niñas, niños y jóvenes.

  • Otorgar becas académicas y de sustento para la educación vocacional y técnica.
  • Promover movilidad laboral con organizaciones de empleadores y trabajadores.
  • Cerrar brechas salariales y de ingreso laboral entre hombres y mujeres.
  • Implementar un sistema público de cuidados con prioridad hacia la primera infancia, niños, niñas y adolescentes y adultos mayores.
  • Cerrar asimetrías de bienestar de los pueblos indígenas en el marco de sus derechos.
  • Garantizar la seguridad alimentaria y nutricional, rural y urbana».

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO