Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Mundo bloqueo | Cuba |

Un impacto devastador

¿Cómo afecta el bloqueo de EEUU a los cubanos?

EEUU lejos de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero que impuso contra Cuba, mantiene en vigor las leyes que le sirven de sustento.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos (EEUU) a Cuba ha perdurado por más de seis décadas y es considerado el más largo en la historia de la humanidad. Esta política, carente de legalidad y legitimidad, ha tenido un impacto devastador en la población cubana y en diversos sectores de la sociedad.

El bloqueo total contra Cuba fue declarado por el entonces presidente de EEUU, John F. Kennedy, en 1962. Sin embargo, desde 1959, EEUU venía aplicando políticas de bloqueo parcial destinadas a socavar la economía cubana. Estas medidas incluyeron la supresión de la cuota azucarera, que representaba un pilar fundamental de la economía cubana, así como la interrupción del suministro y refinación de petróleo por parte de empresas petroleras estadounidenses.

Legislaciones y regulaciones vigentes

Los fundamentos sobre los que se erige esa política no han sido modificados. Así lo demuestran las legislaciones y regulaciones vigentes que se relacionan a continuación:

  • Ley de Comercio con el Enemigo (TWEA, por sus siglas en inglés). Fue promulgada como medida de guerra en 1917 para restringir el comercio con naciones consideradas hostiles. Se expandió su aplicación con posterioridad, para autorizar al Presidente la regulación de transacciones de propiedad que involucraran en un país extranjero a alguno de sus nacionales, tanto en tiempo de guerra como: "durante cualquier otro período de emergencia nacional declarado por el Presidente." En esta ley se basan las primeras regulaciones del bloqueo contra Cuba de 1962. El 2 de septiembre de 2010 el Presidente Barack Obama anunció la extensión de la Ley de Comercio con el Enemigo, que supone en la práctica la continuación del bloqueo a Cuba. En un memorando suscrito por el Presidente a la Secretaria de Estado, Hillary Clinton y al titular del Tesoro, Timothy Geithner, se afirma que: "la continuación de estas medidas referentes a Cuba conviene a los intereses nacionales de Estados Unidos." En septiembre de 2013, Barack Obama, prorrogó por un año más, las sanciones comerciales impuestas contra Cuba. El memorando dirigido al Secretario de Estado y al Secretario del Tesoro de Estados Unidos fue difundido por la Casa Blanca, ordenando mantener el bloqueo contra la isla. Conforme a la legislación norteamericana vigente, el Presidente norteamericano decidió prorrogar las sanciones contra Cuba, bajo esta ley (Ley de Comercio con el Enemigo), alegando que responde a los intereses nacionales de Washington.
  • Ley de Asistencia Exterior Mediante esta ley, promulgada en septiembre de 1961, el Congreso de los Estados Unidos autorizó al Presidente de ese país a establecer y mantener "un embargo total sobre el comercio entre los EEUU y Cuba." También prohibió el otorgamiento de cualquier ayuda al Gobierno de Cuba y Establece que los fondos del gobierno de los Estados Unidos destinados a las ayudas internacionales y entregadas a los organismos internacionales, no podrán ser utilizados para programas relacionados con Cuba. Prohíbe conceder cualquier asistencia prevista bajo esta ley o cualquier otro beneficio previsto en otra ley a Cuba, hasta que el Presidente determine que Cuba ha realizado acciones encaminadas a retornar a ciudadanos y empresas estadounidenses, no menos del 50 por ciento del valor o una justa compensación, de las propiedades nacionalizadas por el gobierno cubano con posterioridad al triunfo de la Revolución.
  • Proclama Presidencial 3447. Emitida el 3 de febrero de 1962 por el presidente John F. Kennedy, decretó el “embargo” total del comercio entre los Estados Unidos y Cuba, en cumplimiento de la sección 620 (a) de la Ley de Asistencia Exterior.
  • Regulaciones para el Control de Activos Cubanos del Departamento del Tesoro. Emitida en 1963. Estipularon el congelamiento de todos los activos cubanos en los Estados Unidos; la prohibición de todas las transacciones financieras y comerciales a menos que fuesen aprobadas por una licencia; la prohibición de exportaciones cubanas a los Estados Unidos; la prohibición, a cualquier persona natural o jurídica de los Estados Unidos o terceros países, de realizar transacciones en dólares estadounidenses con Cuba; entre otros.
  • Ley de Administración de las Exportaciones (EAA, por sus siglas en inglés). Adoptada en 1979, como resultado de la revisión de los controles sobre las exportaciones. Otorgó al Presidente la autoridad para controlar, en general, las exportaciones y reexportaciones de bienes y tecnología y, en particular, para restringir aquellas exportaciones que contribuyeran al potencial militar de cualquier país, en detrimento de la seguridad nacional de los Estados Unidos.
  • Regulaciones para la Administración de las Exportaciones (EAR por sus siglas en inglés). Adoptada en 1979. Establecen las bases de los controles generales para artículos y actividades sujetas al control de las EAR, en consonancia con las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos. Establecen una política general de denegación para las exportaciones y reexportaciones a Cuba.
  • Ley para la Democracia Cubana (CDA, por sus siglas en inglés). Esta ley, más conocida como la Ley Torricelli, fue firmada por el Presidente George Bush en octubre de 1992. Con ella, el gobierno de los Estados Unidos reforzó las medidas económicas contra Cuba y brindó sustento normativo a la extraterritorialidad del bloqueo. Prohibió a compañías subsidiarias norteamericanas en terceros países realizar transacciones con Cuba o nacionales cubanos y la entrada a territorio norteamericano, durante un plazo de 180 días, de los barcos de terceros países que hubieran tocado puertos cubanos, entre otras restricciones.
  • Ley para la Solidaridad Democrática y la Libertad Cubana. Conocida como la Ley Helms - Burton. Fue aprobada por el presidente William Clinton en marzo de 1996. Busca desestimular la inversión extranjera e internacionalizar el bloqueo a Cuba. Codificó las disposiciones del bloqueo, limitó las prerrogativas del Presidente para suspender esta política y amplió su alcance extraterritorial. Denegó la entrada a los Estados Unidos a los directivos de empresas extranjeras (y a sus familiares) que invirtieran en propiedades “confiscadas” en Cuba y estableció la posibilidad de presentar demandas en su contra en los tribunales de Estados Unidos.
  • Sección 211 de la Ley de Asignaciones Suplementarias y de Emergencia para el año fiscal 1999. Prohíbe el registro en los Estados Unidos de marcas asociadas a propiedades nacionalizadas, así como el reconocimiento por los tribunales estadounidenses de los derechos de empresas cubanas sobre esas marcas.
  • Ley de Reforma a las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones. Adoptada en el año 2000. Autorizó la exportación de productos agrícolas a Cuba, condicionada al pago en efectivo, por adelantado y sin financiamiento de los Estados Unidos. Prohibió los viajes de estadounidenses con fines turísticos a Cuba, al definir la “actividad turística” como cualquier actividad relacionada con viajar hacia, desde o dentro de Cuba que no estuviese expresamente autorizada en la sección 515.560 del Título 31 del Código de Regulaciones Federales. Es decir, limitó los viajes a las 12 categorías autorizadas al momento en que se promulgó esta legislación.

La extensión de las legislaciones y regulaciones antes mencionadas, demuestra, además, que ningún bloqueo ha sido tan abarcador y brutal contra un pueblo como el que los EEUU ha mantenido contra Cuba. Este clasifica, por un lado, como un acto de genocidio, en virtud del inciso C del artículo II de la Convención de Ginebra para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948 y, por otro, como acto de guerra económica, de acuerdo con la establecido en la Declaración relativa al Derecho de la Guerra Marítima adoptada por la Conferencia Naval de Londres en 1909.

El bloqueo contra Cuba no es una cuestión bilateral entre Cuba y los Estados Unidos. La repetida aplicación extraterritorial de las leyes norteamericanas y la persecución contra los legítimos intereses de empresas y ciudadanos de terceros países afectan significativamente la soberanía de muchos otros Estados.

Carácter extraterritorial

La política de los Estados Unidos contra Cuba se ha caracterizado por un recrudecimiento de la dimensión extraterritorial del bloqueo. Se han fortalecido las sanciones y la persecución extraterritorial contra ciudadanos, instituciones y empresas de terceros países que establezcan o se propongan establecer relaciones económicas, comerciales, financieras o científico-técnicas con Cuba, arrogándose el Gobierno de los Estados Unidos el derecho de decidir sobre asuntos que son atributos de la soberanía de otros estados.

Asimismo, el papel preponderante de los EEUU en la economía mundial y en los procesos de alianzas estratégicas, fusiones y megafusiones de empresas internacionales, ha continuado impactando negativamente a Cuba y facilitado el recrudecimiento de los efectos negativos del bloqueo, al tiempo que reduce el espacio económico internacional en el que Cuba puede operar.

La imposición de multas multimillonarias a entidades bancarias estadounidenses y extranjeras por tener operaciones con nuestro país es práctica común del gobierno de EEUU. Este tipo de sanciones tiene un efecto disuasorio, y en el caso particular de los bancos conlleva a la ruptura de los vínculos con Cuba y/o a que las transacciones cubanas tengan que realizarse en condiciones precarias.

Los principales lineamientos en los que se basa la política de extraterritorialidad son los siguientes:

  1. Se prohíbe que empresas subsidiarias de compañías norteamericanas que se encuentran en terceros países mantengan cualquier tipo de transacción con empresas en Cuba.
  2. Se prohíbe que empresas de terceros países exporten a los EEUU productos de origen cubano o productos que en su elaboración contengan algún componente de ese origen.
  3. Se prohíbe que empresas de terceros países vendan bienes o servicios a Cuba, cuya tecnología contenga más de un 10% de componentes estadounidenses, aunque sus propietarios sean nacionales de esos países.
  4. Se prohíbe que entren a puertos estadounidenses buques que transporten productos desde o hacia Cuba, con independencia del país de matrícula.
  5. Se prohíbe que bancos de terceros países abran cuentas en dólares norteamericanos a personas jurídicas o naturales cubanas o lleven a cabo transacciones financieras en dicha moneda con entidades o personas cubanas.
  6. Se penaliza a los empresarios de terceros países que realicen inversiones o negocios con Cuba, a quienes se les deniega el otorgamiento de visado para entrar en Estados Unidos, lo cual se hace extensible a sus familiares. Esos empresarios podrían incluso ser objeto de acciones legales ante tribunales norteamericanos en el caso de que sus operaciones con Cuba se relacionen con propiedades vinculadas a reclamaciones de ciudadanos estadounidenses, o que habiendo nacido en Cuba, adquirieron esa ciudadanía posteriormente.

Impacto en distintos sectores de la sociedad cubana

Salud: Una de las áreas más afectadas por el bloqueo es la salud. A pesar de que las exportaciones de medicamentos y dispositivos médicos a Cuba están autorizadas por leyes estadounidenses, existen restricciones significativas. Esto ha llevado a la falta de medicamentos y dispositivos médicos en momentos críticos para los pacientes cubanos. Las restricciones en la compra de insumos médicos han obligado a Cuba a recurrir a mercados lejanos y a intermediarios, lo que aumenta los costos y retrasa los tratamientos.

Educación: El bloqueo también afecta la educación en Cuba. A pesar de los esfuerzos por garantizar la educación universal y de calidad para todos los cubanos, las restricciones del bloqueo han llevado a la escasez de suministros escolares y materiales esenciales para el mantenimiento de las escuelas. Cuba se ve obligada a adquirir estos suministros en mercados distantes, lo que aumenta los costos y retrasa el proceso de aprendizaje.

Cultura: La industria cultural cubana también ha sufrido pérdidas significativas debido al bloqueo. Cuba no puede exportar sus bienes culturales directamente a EEUU, lo que resulta en la pérdida de ingresos por exportación de bienes y servicios culturales. Además, la falta de acceso a productos y tecnología cultural estadounidense limita el desarrollo y alcance de la cultura cubana en el ámbito internacional.

Deporte: El bloqueo ha afectado el desarrollo del deporte en Cuba. Restricciones en la adquisición de implementos deportivos y la prohibición de viajes de equipos deportivos han obstaculizado la participación de Cuba en competencias internacionales. Los costos adicionales y la falta de acceso a equipos de alta calidad impactan negativamente en el rendimiento de los atletas cubanos.

Industria Alimentaria: El bloqueo también incide directamente en la industria alimentaria y la seguridad alimentaria en Cuba. Las restricciones han llevado al encarecimiento de insumos agrícolas y piezas de repuesto para equipos, lo que afecta la producción de alimentos y aumenta el tiempo de almacenamiento de materias primas, lo que puede causar demoras en el suministro de alimentos esenciales.

Derecho al Desarrollo: El bloqueo limita el derecho al desarrollo en Cuba, impactando sectores clave como la biotecnología, el turismo, el transporte, la minería y las energías renovables. Las restricciones en el acceso a tecnología y financiamiento, así como la presión sobre empresas extranjeras que deseen invertir en Cuba, han restringido el crecimiento económico y el desarrollo del país.

El futuro

A pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional, el bloqueo de EEUU contra Cuba persiste y continúa causando un sufrimiento innecesario a la población cubana. La normalización de las relaciones bilaterales entre Cuba y EEUU ha tenido avances limitados en la eliminación de estas restricciones. La lucha por poner fin al bloqueo y permitir que los cubanos prosperen en todas las áreas de la vida continúa siendo una preocupación clave en la política internacional.

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO