Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Mundo

«Pensé que la fiesta era un evento laboral» se justificó Boris Johnson

“Downing Street tiene un jardín que se usa con frecuencia para trabajar», quiso aclarar el líder conservador, quien está envuelto en un escándalo por haber permitido una reunión social en plena cuarentena.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Boris Johnson reconoció que estuvo en la fiesta de 10 Downing Street, pero esgrimió una excusa pinochesca para justificarlo. En la Cámara de los Comunes el primer ministro británico pidió disculpas a la nación diciendo que pensaba que era un evento de trabajo.

“Downing Street tiene un jardín que se usa con frecuencia para trabajar. Cuando pasé por allí brevemente después de las 6 de la tarde el 20 de mayo de 2020 fue para saludar a mi staff. Pensé que era un evento laboral y volví a mi oficina 25 minutos más tarde. Ahora sé que lo que debería haber hecho es mandar a todos adentro y entender que si bien la reunión estaba dentro de lo técnicamente permitido, para millones de personas que hicieron extraordinarios sacrificios era inaceptable. A todos ellos y al parlamento les pido disculpas y que tengan un poco de paciencia para ver a qué conclusión llega la investigación en curso sobre los hechos”, dijo el primer ministro.

En una sesión tempestuosa con un parlamento abarrotado de diputados con barbijo, el primer ministro invocó una y otra vez esta «investigación en curso» como quien tira la pelota afuera para ganar un poco de tiempo. Johnson no convenció a nadie. El líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, se burló abiertamente de su excusa y pidió su renuncia. “La idea de que no se dio cuenta de que estaba en medio de una fiesta es tan ridícula que es ofensiva para los británicos. Finalmente el primer ministro se ha visto obligado a admitir lo que sabe todo el país que, cuando la sociedad estaba en confinamiento, él estaba armando fiestas en Downing Street. La pregunta ahora es si lo va a sacar de su puesto la gente, su propio partido o si adoptará una conducta honorable y renunciará él mismo”, dijo Starmer.

Más grave aún que el ataque de Starmer, secundado con argumentos similares por otros laboristas y opositores, fue la reacción de miembros del Partido Conservador. El líder del partido Conservador en Escocia, Douglas Ross, señaló que el primer ministro debía renunciar. “Esta situación es insostenible”, dijo Ross. Más de la mitad de los diputados conservadores en Escocia respaldaron su pedido.

El apoyo interno que obtuvo Johnson le llegó principalmente de los diputados que forman parte del gobierno en un país en el que para formar parte del gabinete hay que tener un escaño en el parlamento. “El Primer Ministro hizo bien en pedir disculpas. La gente está muy dolida por lo que ha sucedido y él ha asumido plena responsabilidad por el hecho. Ahora tenemos que esperar que la investigación concluya para saber qué pasó realmente”, dijo la ministra de cultura Nadine Dorries en un tweet que fue replicado por otros miembros del gobierno.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO