Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política Heritage | banco | contabilidad en negro

ALTO TRÁFICO

El Banco Heritage trasladó desde Argentina millones de dólares de una cueva clandestina

Existe la fundada presunción de que el Banco Heritage mantuvo una contabilidad en negro que habría sido destruida.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

***

Desde el año 2004 cualquiera que pretenda hacer una transferencia bancaria de más de 10.000 dólares tiene la obligación de demostrar que el dinero es bien habido, o sea que no proviene de una actividad ilícita. Para eso hay una normativa establecida por el Banco Central del Uruguay.

“Sin embargo, el Banco Heritage se salteó esas normas, porque durante ocho años estuvo captando millonarios depósitos ilícitos en Argentina, sin licencia en ninguno de los dos países para operar de esa manera. Y todavía, en una cueva clandestina”, dijo a Caras y Caretas el abogado Enrique Sayagués.

Sayagués denunció este año ante la Fiscalía de Lavado de Activos, a cargo del fiscal Enrique Rodríguez, que entre 2009 y 2017 el Banco Heritage lavó decenas de millones de dólares que por lo menos 45 ciudadanos argentinos, que tenían dinero no declarado ante la AFIP, le entregaron a la ejecutiva de Cuentas Elena Nazarenko.

Como la institución bancaria no fue diligente, no ha sido posible determinar el origen de esos dineros, cuyos propietarios reconocieron en la fiscalía uruguaya “era negro”, es decir no estaba declarado.

Nazarenko dijo ante la Justicia uruguaya que “luego el Banco borraba esos registros de su contabilidad”. La Fiscalía seguramente pedirá acceder al archivo del Heritage para saber si los números de cuentas que ya están en su poder figuran allí.

Probablemente gran parte de ese dinero salió del colchón de los depositantes, el problema es cómo llegó ahí.

Recordemos que la evasión fiscal no es un delito precedente del lavado de activos en ninguno de los dos países. La defraudación fiscal sí lo era entonces en Argentina y desde el 2018 en Uruguay. Pero la corrupción, la estafa, el narcotráfico, entre otros muchos, son considerados precedentes en ambas orillas. Ocurre que el banco nunca investigó y no puede explicar cuál era el origen de los millonarios depósitos por los que pagó dividendos y adelantos.

De estafado a lavador

En la segunda mitad del 2017 se supo que Elena Nazarenko, una de las tres ejecutivas de Cuentas del Heritage, se había apropiado de una importante suma en dólares que le entregaban los argentinos que iban a la oficina que periódicamente montaba en el hotel Trianon, ubicado en Callao al 1800, pleno barrio de La Recoleta.

El Banco denunció primero a Nazarenko, acusándola de apropiarse de unos 20 millones de dólares, aunque ella dijo en Fiscalía que fueron menos de tres millones. Por esa maniobra la Justicia uruguaya la condenó con prisión.

También denunció a Diego Lenguas, el valijero que trabajaba con Nazarenko, acusándolo de haber robado millones de dólares. Y los abogados del banco afirmaron que lo iban a probar con los depositantes que vendrían a declarar a Uruguay. La defensa de Lenguas la asumió el abogado Sayagués.

Cuando los clientes lo solicitaban, Nazarenko daba la orden de pago, Lenguas pasaba por la caja del Banco, le entregaban el dinero y él lo trasladaba, vía Buquebus, a Buenos Aires.

En apenas once meses, llevó algo más de 4 millones de dólares como pago de dividendos. Él cobraba una comisión por cada operación. Ya en Buenos Aires iba dejando el dinero donde los clientes le indicaban: una inmobiliaria, una oficina, un taller mecánico, nunca en la residencia privada. Y siempre sin papeles de por medio, es decir era una operativa hecha “en confianza”.

Los primeros 15 testigos que se presentaron reconocieron que todo era “plata en negro”, que el Banco lo sabía perfectamente, que Lenguas les había entregado todo perfecto y que nunca se entregaron recibos.

Después de estas declaraciones, el Banco desistió de convocar a los otros 30 testigos. “Como consecuencia, la causa penal contra mi defendido fue archivada por el fiscal Enrique Rodríguez”, dijo Sayagués.

El Banco aceptó devolverle el dinero a algunos depositantes, y por lo menos en dos casos les entregó más que el denunciado como faltante de sus cuentas, aunque a la mayoría les pagó sólo la mitad.

En el año 2019, a uno de ellos le devolvieron el dinero depositado y más por otros costos, entregándole una letra cambiaria a nombre de una tercera persona contra un banco de EEUU.

En este chat, cuyo autor es un abogado del Heritage y que figura en el expediente judicial, se pregunta si “Tronconi puede demostrar que es accionista de la empresa Mustang”. Y esto porque entonces el delito de defraudación fiscal ya era precedente de lavado en Uruguay. Pero no le pagaron a Tronconi, sino a una persona por él designada.

FOTO 1 PELAEZ.jpg

El Banco entregó números de cuentas a Fiscalía

En el año 2018 los abogados del Banco se presentaron ante la sede judicial en lo Civil de 3er. Turno para cambiar la demanda contra Lenguas. Allí describen la operativa que hemos reseñado y aportan los nombres de dos personas: Bernardo Garat y Rafael Bermúdez (respectivamente primo y amigo de Lenguas), quienes también retiraban dinero del banco.

Y para probarlo entregaron a la Fiscalía las siguientes planillas donde figuran el número de cuenta, las iniciales del titular, el monto de dinero trasladado a Argentina y quién lo hizo. Esos datos corresponden solo al pago de dividendos o a retiros parciales. El Banco probaba así lo que pasó con los 4 millones de dólares trasladados por Lenguas y otros. Nunca se mencionó el total de lo depositado.

Ante el juez, el Banco solicitó que estos nombres se mantuvieran en reserva para no afectar el secreto bancario y porque “acá no era delito”.

A lo que el abogado Sayagués respondió que “los hechos ocurrieron en Argentina, donde la defraudación fiscal sí era delito”, reclamando acceder y poder difundir el expediente, algo que la jueza aprobó.

peláez 2 3 y 4.png

El Banco Central lo supo y no hizo nada

Cuando se tomó la primera declaración en Fiscalía a Elena Nazarenko, afirmó que el Banco la mandó a Buenos Aires a captar dinero. Y que todos sus clientes eran defraudadores fiscales (en negro). “Lo que resulta obvio, porque quien está en blanco no usa cuevas ni valijas con efectivo”, dijo Sayagués.

Agregó que “cuando comenzó el proceso en Fiscalía, lo primero que hizo el fiscal fue dar aviso de todo al BCU. Siempre tuvieron conocimiento de toda la operativa en negro en Buenos Aires. Es decir: se enteraron de que había un banco uruguayo captando depósitos ilícitos en Argentina, sin licencia (ni uruguaya ni argentina) para operar de esa manera y en una cueva clandestina. Desarrollando una actividad delictiva (lavado de activos) en Buenos Aires. Eso surge categóricamente de las actuaciones de Fiscalía. Pero el BCU ocultó los hechos” afirmó el abogado.

Según él, “cuidadosamente ocultaron la verdad de los hechos. En alguna de las audiencias en Fiscalía hubo abogados y contadores del BCU presentes. No pueden negar que tenían conocimiento de todo. Ni que lo ocultaron”.

Fue por esa época que la entonces senadora nacionalista Carol Aviaga cursó un pedido de inforrnes al BCU. La respuesta llegó el 4 de marzo del 2020 y está firmada por Lucila Rinadi, “secretaria ad hoc”.

FOTO PELAEZ 5.jpg
FOTO PELAEZ 6.jpg

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO