Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política Uruguay | militares | terrorismo de Estado

De aquel 27 de junio del 73

En Uruguay 51 años después los profetas del terrorismo de Estado viven entre nosotros

A 51 años del Golpe de Estado en Uruguay hay una reivindicación de la actuación de los mandos militares durante el terrorismo de Estado.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

En el Uruguay del siglo 21 asistimos a un resurgimiento de las ultraderechas, el negacionismo y la reivindicación de la actuación de los mandos militares durante el terrorismo de Estado. Estas manifestaciones, expresadas por militares retirados en actividades civiles o civiles que siempre estuvieron convalidando la dictadura militar, han consolidado grupos organizados de militares en retiro y en actividad que reclaman volver por sus fueros.

Mascando broncas

Las notas que hemos venido publicando sobre la interna militar, en particular dentro del Ejército, no persiguen generar alarmismo ni son motivadas por un espíritu de revanchismo histórico, como tampoco forman parte de la “guerra psicológica” que pregonaba el general retirado y ya fallecido Iván Paulós, y que muchos militares retirados y en actividad sostienen no sólo como teoría sino como sustento para su accionar.

Han ido encontrando objetivos para consolidar grupos y aglutinar voluntades: reforma de la caja militar, considerar presos políticos a los imputados por delitos de lesa humanidad, no convertir a las FFAA en una Guardia Nacional y hacerse cargo de la conducción de la seguridad interna policial.

A 51 años del golpe de Estado del 27 de junio de 1973, parece un momento propicio para arrojar luz a lo que pasa hoy en el seno de las Fuerzas Armadas, para que el “asunto militar” no solo sea la foto de la época floreada de discursos que condenan el paso pero niegan el presente.

1981

El 1 de septiembre de 1981, un general de Caballería, conocido como “el Goyo”, de nombre Gregorio Álvarez, asumió la presidencia del Gobierno de la dictadura cívico militar, que desde 1976 ejercía el nacionalista Aparicio Méndez.

El ascenso del Goyo a la presidencia era el resultado de una larga “guerra interna” dentro de los militares que contenían sus conflictos en los márgenes de su autonomía del resto de la sociedad, que prevalece hasta nuestros días.

Álvarez llegaba a la presidencia en el marco de las represiones masivas de 1975 a 1980, la actuación de “patotas” por fuera de la cadena de mandos y amparados en el control total del poder, los negociados a los que se dedicarán algunos militares.

Esos negociados, difundidos en una investigación de Felipe Michelini y en el libro de Samuel Blixen y Nilo Patiño “Intrigas cruzadas”, se transformaron en una cultura donde no es raro hallar varios de aquellos apellidos vinculados a situaciones reñidas con la ética en Sanidad Militar, en la Fundación Fernández Enciso del Hospital Central de las Fuerzas Armadas y en Cantinas Militares, entre otras unidades.

Para muchos, además, el “Goyo” se convirtió en una suerte de mártir perseguido por el poder político que lo condenó a morir procesado hasta el fin de sus días.

La férrea defensa de la “autonomía militar” del poder civil (que no implica pensar en dar un golpe de Estado ni convertirse en un gobierno militar) es defendida a capa y espada. Ha incentivado la creación de grupos a veces en un corte horizontal de las pertenencias políticas de militares retirados y en actividad, algunas propuestas presupuestales de recortes y supresión de vacantes de grados, atentando contra la carrera militar.

Lo cierto es que, más allá de la natural aspiración de un capitán de ascender a coronel, hay demasiados coroneles que, a falta de mejor destino, se encuentran realizando tareas administrativas.

El ajedrez militar

Esas tensiones internas que vienen del pasado se manifiestan hasta nuestros días en un complejo casillero donde cotidianamente se mueven las piezas de ajedrez, pensando las próximas jugadas. Las tensiones son fundamentalmente político partidarias, pero la aparición de grupos “corporativistas” que se disputan espacios de poder dentro y fuera de las fuerzas armadas complejizan la comprensión del tema, donde en ese escenario “disparan” desde todos lados en fuego cruzado.

Lucha política

Ministerio de Defensa. En el actual gobierno, el cargo de ministro ha sido ocupado por dirigentes del Partido Nacional (Javier Garcia y Armando Castaingdebat) que cuentan con un grupo de oficiales y retirados de escaso poder dentro de las Fuerzas, entre ellos el suboficial retirado Álvaro Beloqui.

El subsecretario Rivera Elgue es la “estaca” del excomandante en jefe Guido Manini Ríos, y referencia de los militares “cabildantes”, enfrentados a los “militares blancos” y los “tupacomunistas” de la “Logia 1815”, pero también con los sobrevivientes de la “Logía de los Tenientes de Artigas”.

Logía de los Tenientes de Artigas. Fue fundada el 25 de agosto de 1964 por los militares Mario Aguerrondo y Julio Tanco. Fue un elemento central de definiciones en las guerras intestinas dentro de las Fuerzas Armadas y en los hechos políticos antes, durante y luego de la dictadura cívico militar.

Con la creación del Movimiento Social Artiguista, grupo político origen de Cabildo Abierto, muchos de los integrantes de la Logia pasaron a responder al nuevo líder, Manini Ríos. Sin embargo, el escándalo de viviendas adjudicadas por la exministra Irene Moreira, esposa de Manini, y críticas a la gestión de Rivera Elgue, lo mantienen como un grupo independiente.

Con una historia de ascendencia en el arma de Caballería, de donde provenía Gregorio Álvarez, encuentran en el actual comandante en jefe general de Ejército, Mario Rafael Stevenazzi, una fuerte referencia para su batalla contra el avance de blancos y cabildantes.

Logía 1815. Logía a la que pertenecían los que se conocieron en 1973 como los “Oficiales Constitucionalistas”, a la que pertenecían el general Líber Seregni, general Licandro, entre otros.

Retornado el Estado de derecho, y bajo los gobiernos frenteamplistas, algunos de los edecanes de Tabaré Vázquez renovaron la vida de la logia. Si bien tienen una escasa incidencia entre militares activos y en retiro, han promovido algunas de las denuncias de corrupción en las Fuerzas Armadas, aunque no han sido los únicos.

Lucha corporativa

Centro Militar. Asociación de oficiales retirados militares que no incluye al personal subalterno y de tropa. Si bien tiene fines sociales, ha tenido una fuerte presencia política manifestándose en defensa de lo que considera “presos políticos” a los militares presos en la cárcel de Domingo Arena, y reivindica cada 14 de abril el rol de los militares en su lucha contra la “subversión”.

Reserva de Ejército. Es un espacio donde grupos de retirados se disputan su control, demostrando las fuerzas movilizadas durante los desfiles del Ejército.

De un lado el coronel retirado Arquímedes “Quito” Cabrera, que cobró mayor notoriedad pública cuando en el plebiscito sobre la LUC junto a la agrupación Blanca y Celeste, junto a la escritora Mercedes Vigil, convocaron a votar en blanco por considerar al Gobierno de Lacalle como tibio y le tiraron el fardo de elaborar el video del 18 de mayo con amenazas hacia la izquierda.

Del otro, el grupo “Patria o Muerte”, liderado por el coronel retirado Heber Cappi de la Logia de los Tenientes de Artigas, estuvo en el Partido Nacional como asesor en 2019 y fue convencional; desde hace un tiempo trabaja para Cabildo y en forma directa con el senador Manini y el coronel retirado José Cardozo.

Grupos corporativos. Durante la ley de presupuesto, que propuso la supresión de vacantes del cargo de coronel, cuatro grupos quedaron expuestos: Honor y Dignidad, Lanza y Sable, Santa Bárbara y el que parece tener un mayor peso relativo: Patria o Muerte.

Este grupo oficia como una suerte de fuerza Institucional, emitiendo comunicados denominados en la jerga militar Bandos Militares, de los que Caras y Caretas viene difundiendo. Su última propuesta es la intervención por parte de militares del Ministerio del Interior. Entre un grupo que no ha sido capaz de dar a conocer a sus posibles referentes, vienen emitiendo comunicados de un supuesto Sindicato Militar.

Desinflando pamento

Antes de ingresar en una suerte de paranoia militarista que puede ser usada para frenar los avances que la Fiscalía Especializada en Crímenes de Lesa Humanidad y la Justicia vienen obteniendo, varias de nuestras fuentes indican que, si bien hubo movimientos reales, como la presentación de demandas que recabó más de 400 firmas y hay un “mal humor” que se arrastra a partir de la gestión del exministro Javier García, la mayoría de los mensajes que circulan no representan la dimensión que dicen tener.

En un video publicado por Caras y Caretas con motivo de una celebración en homenaje a los cuatro soldados caídos, el grupo (Patria o Muerte) no pasaba de las quince personas.

Sin embargo, el relato de éste grupo no sabemos con certeza que recepción esta obteniendo en la joven oficialidad en actividad, de la cuál hasta le momento no hemos escuchado una visión crítica sobre lo actuado por las anteriores generaciones durante el terrorismo de estado.

Bando Militar nro. 6 Cuartel en Purificación

Atentos Camaradas - “Centinela Alerta - Alerta Estoy”

Continúan la campaña sucia por parte de la derrotada izquierda radical a nuestro Ejército, la cual fue llevada hasta el mismo día del aniversario de nuestro prócer el general José Artigas, usando a la prensa, como es el periodista tupa Pose de Caras (al cual le pasa letra el general Rodolfo Álvarez y el coronel Fabricio Rodríguez) y el periodista rentado Haberkorn (comunista), para instalar el “relato” de corrupción que no existe, de la mano de elementos expulsados como son:

1) Ciudadano Nelson Duarte expulsado por robo, el cual sigue murmurando para que no le llegue la baja, sobre de contrabando de bebidas en el CALE ( para una fiesta de la hija de un personal subalterno) o con los trabajos de piscinas de la Brigada de Infantería 1, sabemos bien que ese trabajo le daba para ganar un poco de plata al personal subalterno, para poder llegar a fin de mes, y a nuestra unidad un poco de dinero para funcionar, ya que los políticos profesionales no le dan presupuesto para funcionar y pagan sueldos de hambre a nuestra gente.

2) Ciudadana Claudia Rey, a la cual la corrieron de Cantina Militar por inútil y murmuradora, que cuando la apretaron para que trabajara, saltó con inventos de acoso y otras barbaridades.

3) Abogada Leonor Chappe, a la cual la corrieron por ñoqui del Hospital Militar y ha inventado todo tipo de calumnias contra nuestro camarada el mayor (r) Gallego Ramas y sus hermanos.

4) Ciudadano Gastón Román, dado de baja por robar del BN.I.2, el cual tiene un grupo en lucha por los soldados, se ve que no luchaba mucho por sus compañeros cuando lo agarraron robando en la compañía y ahora anda buscando algunos votitos para el MPP.

5) Ciudadano Mario Álvarez, bayano saco negro, dado de baja por quedarse con vales de nafta, acomodado chofer de un general seregnista de caballería (otro comunista), que ataca a nuestros camaradas del Hospital Militar difundiendo calumnias contra la Fundación Fernández Enciso y el trabajo que se hace para mejorar la atención de nuestros camaradas.

6) Ciudadano José Peralta, dado de baja también por robo, que intenta abrir un sindicato militar ensuciando con denuncias truchas, otro que arregló con los zurdos en estas campañas políticas.

Resumiendo, camaradas, este montón de delincuentes expulsados de nuestras filas no podrán nunca construir el “relato” de corrupción en nuestro Ejército, porque el pueblo oriental nos conoce y sabe quiénes somos, también sabe que siempre estamos y estaremos junto a ellos.

Camaradas, “Centinela Alerta”, por la libertad de nuestros presos políticos, contra la reforma de la caja militar (la de los zurdos y la de los blancos pillos), contra la transformación del Ejército en una Guardia Nacional y por DIOS y la PATRIA.

“Hay que partir la roca como el molle” - Grupo Patria o Muerte

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO