Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política soldado | garita | Esmade

El realismo mágico militar

La guardia del soldado fantasma y la garita de 1.500 dólares

La extraña situación que oficia de nacimiento de esta suerte de "soldado fantasma" fue la consecuencia de un duro altercado entre un subalterno y su superior

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Cuentan funcionarios del Estado Mayor de la Defensa (Esmade) que un buen día apareció ella, la garita, reluciente, aún con aromas de recién salida del taller que la fabricó, los vidrios tan limpios que parecía no tenerlos, y se la ubicó a cumplir su tarea de control de acceso a la unidad, pero sin soldado adentro.

Como buena historia de leyendas y aparecidos, la existencia de la garita y el soldado fantasma tiene su origen en una tragedia real.

Sin embargo, esta historia es tan reciente (menos de un año), que cuesta asumirla como un hecho histórico, aunque ha quedado como un antecedente.

A diferencia de la mayoría de los relatos de leyendas urbanas donde los protagonistas fallecieron en cruentas circunstancias, el ciudadano que provocó la misteriosa aparición aún vive, aunque por su situación está casi al borde la “muerte civil”.

Muerto viviente

El cabo de segunda, que venía de sufrir una serie de sanciones tras sus constantes denuncias de lo que entendía era acoso laboral, sufrió su más prolongada estadía de arresto a rigor justamente en el Esmade y a partir de una situación que dio vida, poco tiempo después, a la garita.

La extraña situación que oficia de nacimiento de esta suerte de “soldado fantasma” fue la consecuencia de un duro altercado entre un subalterno y su superior, originado, como en la mayoría de las ocasiones de la vida militar, por órdenes que se estrellan contra el sentido común, y solo persiguen el objetivo de imponer la voluntad (o capricho) jerárquica.

El cabo de segunda se sentía paulatinamente degradado; se le adjudicaban tareas muy inferiores a sus capacidades y condición.

Su nueva tarea consistía en permanecer seis horas junto al portón de ingreso al Esmade para habilitar el ingreso del general en las primeras horas de la mañana y habilitar la salida casi seis horas después sobre el fin del horario, o cada vez que se lo solicitara.

Un efectivo formado para tareas bélicas y en perfectas condiciones físicas solo atinó a preguntar si debía estar las seis horas de pie ya que en ese puesto parecía no existir rotación con cambio de guardia, y se le explicó que en todo caso verían de conseguirle una silla, silla que le permitiría descansar del plantón, pero no de las ocasionales inclemencias de la intemperie.

Estos planteos, tomados como insubordinación ante la tarea, fueron el comienzo del fin.

Sala disciplinaria

No prevista la sala disciplinaria como en los cuarteles, la sala prevista para descanso de los choferes que está en el primer piso del Esmade fue acondicionada para su arresto. En el régimen de arresto a rigor, el sancionado debe salir a tomar sol una hora en la mañana, otra en la tarde, salir a higienizarse y realizar las cuatro ingestas en el comedor. Sin embargo, denuncia el cabo, pusieron un candado en la puerta; “Solo me sacaban para ir al baño y me traían la comida al cuarto, además de no poder recibir visita de familiares y abogados”.

En determinado momento empezó a tener una descompensación, solicitó que lo viera una médica militar, la que, según el cabo, lo certificó, pero le fue negada la posibilidad de traslado, así que en la primera oportunidad logró denunciar la situación al 911; por orden de fiscal, fue trasladado al Hospital Militar, donde le brindaron asistencia. Luego de aquel calvario de 50 días corridos de arresto a rigor, y anunciando que llevaría adelante acciones por entender vulnerados sus derechos, fue sancionado nuevamente en dos oportunidades, una con dos días de arresto a rigor y otra con ocho, hasta que finalmente se le otorgó una licencia de diez días. Luego de 21 años de servicio, este militar enfrenta dos juicios en la Justicia militar por insubordinación y deserción y una quinta investigación administrativa en el Ministerio de Defensa, solicitada aparentemente por el propio ministro García.

La garita

Como todas las leyendas, lo sucedido con el cabo de segunda es tema de conversación cotidiana entre los funcionarios del Esmade; y como quien relata una historia que explique el origen de las cosas, aquellos sucesos explican la presencia de esa garita que paradojalmente no ocupa nadie, garita que como una suerte de burla al cabo de marras, llegó cuando este ya no estaba para cumplir su función.

Fuentes del Esmade contaron a Caras y Caretas que la garita con su “soldado fantasma” no tiene buena prensa; mientras la enfermería “se cae a pedazos”, según nos dicen, la dichosa garita costó 1.500 dólares.

En agosto del año pasado se abrió el llamado para el cual ofertaron tres empresas.

Desconocemos las condiciones exigidas por el pliego para la construcción de la cabina de vigilancia.

Suponemos que en la solicitud se deben tomar en cuenta básicamente los materiales y las dimensiones de la cabina, la posibilidad de contar con algún toma corriente y pico de luz y la calidad de los cerrojos de sus aberturas.

Pero también estamos seguros de que las empresas estarían dispuestas a abaratar los costos si en la solicitud constara que es una cabina de vigilancia con fines decorativos y sin presencia humana dentro.

Aunque el valor de la garita no es de los más caros de plaza, lo que la encarece es su inutilidad.

Tomando por ejemplo los costos asumidos por Meteorología según surge de la página del ARCE, que hay que tomar en cuenta, no compra la cabina sino que la alquila, rondan según la cantidad de horas los siguientes montos:

Alquiler mensual garita seguridad

Cantidad: 12,00 unidad Precio unitario sin impuestos: $ 1.500,00

Monto total con impuestos: $ 21.960,00

Estos precios son de diciembre de 2021, pero, en todo caso, el alquiler de la cabina podría haber sido una opción por parte del Esmade o el Ministerio de Defensa.

Si no se cuenta con efectivos disponibles, sería una buena señal del ministro García generar un nuevo puesto laboral.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO