Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad cáncer de esófago | diagnóstico | Evaluación

Nuevos horizontes

Cáncer de esófago: diagnóstico, evaluación y tratamiento

El cáncer de esófago es una enfermedad con un diagnóstico que a menudo se realiza en etapas avanzadas debido a la falta de síntomas iniciales específicos.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Afortunadamente, los avances en el diagnóstico, la evaluación y el tratamiento están abriendo nuevos horizontes en la lucha contra esta enfermedad.

Diagnóstico

El diagnóstico temprano del cáncer de esófago es crucial para un tratamiento efectivo. Los síntomas iniciales pueden ser inespecíficos, lo que a menudo retrasa el diagnóstico. Algunos de los síntomas comunes incluyen:

  • Dificultad para tragar (disfagia)
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Dolor o molestia en el pecho
  • Indigestión o acidez estomacal persistente
  • Tos crónica o ronquera

Para confirmar el diagnóstico, se realizan varias pruebas y procedimientos:

Endoscopia: Un endoscopio, un tubo delgado y flexible con una cámara, se inserta a través de la boca para examinar el esófago. Se pueden tomar biopsias (muestras de tejido) durante este procedimiento para analizar si hay células cancerosas.

Biopsia: El tejido extraído durante la endoscopia se examina al microscopio para detectar células cancerosas.

Estudios de imagen: Se pueden realizar tomografías computarizadas (TC), tomografías por emisión de positrones (PET) y resonancias magnéticas (RM) para determinar la extensión del cáncer y si se ha propagado a otras partes del cuerpo.

Ultrasonido endoscópico: Este procedimiento combina la endoscopia con el ultrasonido para obtener imágenes detalladas del esófago y los tejidos circundantes.

Evaluación

Una vez diagnosticado el cáncer de esófago, se realizan evaluaciones adicionales para determinar la etapa del cáncer, lo cual es crucial para planificar el tratamiento adecuado. La estadificación se basa en la profundidad de la invasión del tumor en las capas del esófago, la propagación a los ganglios linfáticos cercanos y la diseminación a otros órganos (metástasis).

El sistema de estadificación más comúnmente utilizado es el TNM, que evalúa:

T (Tumor): Tamaño y extensión del tumor primario.

N (Nódulo): Presencia y número de ganglios linfáticos afectados.

M (Metástasis): Propagación a otras partes del cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de esófago depende de la etapa del cáncer, la localización del tumor, la salud general del paciente y otros factores. Las opciones de tratamiento incluyen:

Cirugía: La esofagectomía es el procedimiento quirúrgico más común, donde se extrae una parte o la totalidad del esófago afectado y se conecta el estómago con el esófago restante o con una parte del intestino.

Radioterapia: Se utiliza radiación para destruir las células cancerosas. Puede ser administrada antes de la cirugía (radioterapia neoadyuvante) para reducir el tamaño del tumor o después de la cirugía (radioterapia adyuvante) para eliminar cualquier célula cancerosa residual.

Quimioterapia: El uso de medicamentos para destruir las células cancerosas. A menudo se combina con la radioterapia (quimiorradioterapia) para aumentar la efectividad del tratamiento.

Terapia dirigida: Medicamentos que atacan específicamente las células cancerosas sin dañar las células normales. Estos tratamientos están basados en la genética del tumor.

Inmunoterapia: Tratamientos que estimulan el sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer.

Cuidados paliativos: En etapas avanzadas, el objetivo puede ser aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida en lugar de intentar curar el cáncer. Esto puede incluir técnicas para mejorar la deglución, controlar el dolor y otros síntomas.

La combinación de métodos de diagnóstico avanzados y una evaluación precisa permite una planificación adecuada del tratamiento, que puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia, y terapias más nuevas como la terapia dirigida e inmunoterapia. La detección temprana y el tratamiento adecuado son esenciales para mejorar las tasas de supervivencia y la calidad de vida de los pacientes.

Fuentes:

American Cancer Society. "Esophageal Cancer." American Cancer Society.

National Cancer Institute. "Esophageal Cancer Treatment (PDQ®)–Patient Version." National Cancer Institute.

Mayo Clinic. "Esophageal cancer." Mayo Clinic.

Cancer Research UK. "Esophageal cancer." Cancer Research UK.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO