Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad Leda Sánchez | Florida |

"Cuando pase el temblor"

¿Por qué ocurren sismos en Uruguay?

La Dra. Leda Sánchez del Observatorio Geofísico del Uruguay explica a Caras y Caretas las causas de los sismos dentro del país y aclara que no es una novedad.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Los sismos que se han registrado en el último tiempo en el país, especialmente en el departamento de Florida, han generado preocupación en la población local por la posibilidad del incremento de cantidad e intensidad de los fenómenos. Caras y Caretas contactó a la Doctora Leda Sánchez, quien es integrante del Observatorio Geofísico del Uruguay, organismo que pertenece al Instituto de Ciencias Geológicas de la Facultad de Ciencias, para indagar en profundidad sobre este asunto.

Leda Sánchez cuenta que los temblores suceden en todo el planeta. En el caso de Uruguay, es un fenómeno natural que se debe a la reactivación de fallas antiguas. Todas las rocas del país están fracturadas, explica la especialista. Una falla geológica es una fractura en la corteza terrestre en la cual se desplazan los bloques rocosos en relación a otros. Estas fallas fueron activas en algún momento en la historia geológica del país. Esto constituye zonas de debilidad cortical. Es decir, en esta zonas es más factible que se de una ruptura. Hay partes que generan tensión y reactiva estas estructuras mayores porque es un zona de debilidad. En otras palabras, en estas zonas ya hubo movimiento, y donde ya existió movimiento es más fácil romper esa parte que otras que no tienen debilidad previa.

Respecto a la severidad de estos sismos, como en el caso del llamado Florida 1, que ocurrió el 8 de mayo de 2021 con una magnitud de 4.6 en la escala sismológica de Richter, Leda Sánchez explica que si esto llegara suceder en un lugar más cercano a una ciudad poblada, como Montevideo o Canelones, “estaremos todavía quizás juntando escombros”. Sin embargo, estos no son eventos nuevos, de la actualidad, sino que la tierra “ha temblado, tiembla y seguirá temblando”. Existen antecedentes históricos de publicaciones en diarios de otras épocas en las que se hace mención de eventos sísmicos importantes, pero, dice Sánches, con el tiempo la población los olvida.

Recién en 2013 se instaló el primer sismómetro en el país. Antes no había forma de registrarlo, por ende estaba la creencia de que en Uruguay no tiembla, pero la realidad es que ahora existe posibilidad de monitorear y caracterizar estos eventos mediante el establecimiento de una red sismológica nacional.

Como existen sismos naturales, también existen aquellos inducidos por el hombre. Por ejemplo, están los temblores controlados como los que provocan las voladuras de canteras, los que pueden generar roturas instantáneas. Una voladura hecha con malos cálculos puede resultar en la rotura de una vivienda cercana. Asimismo están los no controlados, como los que ocurren en la represa Rincón del Bonete, ubicada en Paso de los Toros (Tacuarembó), que consisten en variaciones de carga en la corteza que generan pequeñas roturas que lleva a sismicidad.

Leda Sánchez explica que se están registrando múltiples microsismos en esa región pero con un solo equipamiento resultó dificultoso obtener datos precisos. Adicionalmente la minería también genera sismicidad, por ejemplo cuando la empresa canadiense Orosur Mining Inc. movió toneladas de tierra con intención de extraer oro en Minas de Corrales; según Sánchez, se supone que sismos registrados están vinculados a los agujeros más importantes creados por esta compañía.

Ahora no existen normas que regulen estas actividades porque esto demandaría un estudio particular para cada sitio. En el caso de la cantera Pintadito, en el departamento de Artigas, que está a 300 metros de un poblado, la especialista indica que se usa una norma alemana como base para estudiar dicha cantera. Sin embargo, varias veces no se cumplió con la norma lo que provocó daños en las capas geológicas de Pintadito.

Es importante destacar que todo este estudio y monitoreo es llevado a cabo por el Observatorio Geofísico del Uruguay, que cuenta con 20 sensores. Leda Sánchez aclara que no tienen suficiente personal para monitorear todo y seguramente hay más sismos que aquellos registrados; se procura atender eventos mayores y se escapan aquellos que no son percibidos por la población.

El financiamiento del organismo proviene principalmente del sueldo de Leda Sánchez; el apoyo que aporta el gobierno son routers y chips provistos por Antel, el servidor en Agesic y la instalación de los equipos en predios del ejército que brinda seguridad. También depende del trabajo honorario, que cuenta Leda Sánchez que tuvo 5 personas que trabajaron gratis por 8 años.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO