Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política DEA | fentanilo | cocaína

Obsesionados con el fentanilo

El poco interés de la DEA en Uruguay y la cocaína hacia Europa

Artículo de Reuters reavivó polémica sobre cierre de la oficina de la DEA en Uruguay y develó el poco interés de EEUU respecto de la cocaína que llega a Europa.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Un artículo de Lucinda Elliott y Gabriel Stargardter, publicado por Reuters el sábado 17 de febrero, reavivó la polémica y el debate político respecto a las razones que existieron detrás del cierre de la oficina en Uruguay de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) en 2019, y también sobre las preocupaciones actuales de la oficina antidrogas que no estarían enfocadas en esta región y la cocaína.

"Los envíos de cocaína a Europa han aumentado a través del puerto de Montevideo, que manejó un récord de 1,1 millones de contenedores el año pasado, alimentando un aumento de la violencia de las pandillas y socavando la reputación de Uruguay como un faro de estabilidad en la turbulenta América del Sur", señala la publicación; por lo que advierte que Uruguay está "desesperado por ayuda", particularmente de la DEA.

El ministro del Interior, Nicolás Martinelli, dijo a Reuters que el gobierno de Luis Lacalle Pou había pedido repetidamente a la DEA que regresara, pero aún no ha obtenido una respuesta positiva. De todas formas, expresó que estaba "complacido" de que los agentes de la DEA con base en Argentina visiten Montevideo dos veces por semana, en vez de cada dos semanas. Si bien admitió que una oficina de la DEA "no es una panacea", aseveró que el Estado uruguayo "está desesperado por contar con equipos y experiencia estadounidenses".

El falso relato detrás del cierre de la oficina de la DEA en Uruguay

La oficina antidrogas de Estados Unidos (EEUU) cerró su oficina en Montevideo en 2019 "después de años de vínculos tensos con las autoridades locales", dijeron cuatro exfuncionarios de la DEA a la agencia de noticias. Pero, al respecto, hay varios testimonios que se contradicen y el actual gobierno, que clama por el regreso de la DEA, tuvo la contundente negativa de EEUU de que "no hay planes inminentes para hacerlo".

Los motivos por los cuáles la DEA decidió irse del país en 2019 son fuente de controversias políticas y relatos emitidos por las jerarquías policiales de la actual admnistración que fueron desmentidos por los diplomáticos de EEUU de mayor rango en Uruguay.

El escenario de debate sobre este tema sitúa a Mario Layera (jefe de policía de Uruguay de 2016 a 2020) y a Martinelli como protagonistas.

Mientras el actual jerarca de Interior sostiene -al igual que su antecesor Luis Alberto Heber- que la salida de la DEA de Uruguay se debió a el mal vínculo y la desconfianza en el manejo de información entre los agentes antidrogas estadounidenses y los funcionarios locales, Layera si bien reconoció que el tema de los informantes (y las entregas controladas propuestas por la DEA) era "muy delicado", enfatizó que "la crítica de que Uruguay no compartió información es totalmente errónea" y que entendía que "la DEA se fue por razones presupuestarias y porque había muy poca cocaína destinada a Estados Unidos".

La embajadora de EEUU, Heide Fulton, que fue entrevistada por Caras y Caretas en noviembre de 2023, aseveró que la DEA no tuvo una "base de operaciones" en Uruguay, sino que se trataba de una oficina muy chica, con un par de funcionarios que actuaban como enlace con las autoridades de seguridad de Uruguay; enlace que continúa vivo y operativo, solo que en lugar de hacerlo desde Uruguay, se trabaja desde Buenos Aires, mencionó.

Fulton afirmó que su gobierno no está en conversaciones formales para reabrir una oficina de la DEA en Uruguay, y que el motivo por el cual la DEA cerró su oficina en Uruguay fue un tema de redistribución de recursos en la región.

Asimismo, en julio de 2021, entrevistado por Gabriel Pereyra en el programa ADN de VTV, el encargado de negocios de Estados Unidos en Uruguay, Eric Geelan, afirmó que "el cierre de la oficina de la DEA -en Montevideo- fue por un tema presupuestal".

Poco interés de la DEA por la cocaína que llega a Europa y su obsesión por el fentanilo

El reciente artículo de Reuters, en base a declaraciones de exjefes de la DEA en la región, sostiene que a pesar de que estos se esforzaron para lograr que Washington preste más atención al Cono Sur y se preocupara por la creciente importancia de Uruguay en el tráfico de cocaína, estos obtuvieron poco apoyo porque las drogas se dirigían a Europa. "No había mucho interés", aseguró Nelson Vargas, quien dirigió la oficina de la DEA en Montevideo de 2013 a 2017. Hoy en día, con Washington obsesionado con el fentanilo, hay incluso menos, dijeron.

DEA-Fentanilo-001.jpg
Ministra de Salud Karina Rando en Seminario sobre Fentanilo.

Ministra de Salud Karina Rando en Seminario sobre Fentanilo.

Un actual funcionario antinarcóticos estadounidense con base en el cono sur dijo a Reuters que "la DEA y otras agencias estadounidenses están muy preocupadas, casi obsesionadas con (investigar) los laboratorios de fentanilo en América del Sur; pero que hasta ahora, no se ha desarrollado nada en ese frente", y "nos ha cegado a lo que continúa sucediendo con la cocaína que va al mercado fuera de Estados Unidos".

Una cosa que los policías estadounidenses y uruguayos están de acuerdo es que las naciones europeas deberían hacer más.

Mientras que la DEA puede contar con hasta 40 agentes en todo el cono sur y unos 200 investigadores locales acreditados por la DEA, Gran Bretaña tiene sólo un policía para la vasta región, advirtieron los agentes consultados.

Las naciones europeas, que reciben la mayor parte de la cocaína que pasa por Uruguay, también tienen una presencia antinarcóticos limitada aquí. España es el único país europeo con un agregado policial permanente en Montevideo, sostuvieron.

Tres exfuncionarios de la DEA dijeron a Reuters que, con Washington concentrado en el fentanilo que inunda sus fronteras desde México y poca cocaína que transita por Uruguay rumbo a Estados Unidos, hay poco apetito para buscar la aprobación del Congreso para reabrir una oficina en Montevideo.

"Ahora todo es fentanilo", dijo el exfuncionario de la DEA Larry Reichner, quien supervisó Uruguay como subdirector regional de la DEA para el sur de Sudamérica de 2015 a 2019. "Les importa un comino la cocaína".

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO