Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Cultura y espectáculos Carnaval | Murgas | política

Fiesta popular

Carnaval 2023: Se acerca Momo

En enero comienza el Concurso Oficial de Carnaval 2023 y en esta nota metemos un ojo en la cerradura para ver qué se viene en materia de textos en Murgas.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Calor, rambla llena, rachas de noches lluviosas: se acerca Carnaval y Montevideo se prepara. Promesas sigue hasta los primeros días de enero, este fin de semana termina el Encuentro de Murga Joven y el lunes 23 de enero comienza el Concurso Oficial de Carnaval.

Hay años en los que la realidad social y política da material en abundancia. 2022, por ejemplo: Mundial de Catar 2022, el caso Marset, el caso Astesiano, Mides y ollas populares, la violencia de género que sigue aumentando. Las y los letristas se enfrentan al desafío de no caer en lugares comunes, de encontrar su propia manera de abordar algo que probablemente la mayoría de los conjuntos incorpore en sus espectáculos.

Esta nota se centra en los discursos de las murgas, conjuntos que históricamente han sido asociados con la crítica y la mención de temáticas de actualidad, aunque en los últimos años se ha transversalizado esta postura en todas las categorías.

¿Qué se viene este año? La lista completa de murgas promete espectáculos variopintos. Hay nombres históricos como Diablos Verdes, Curtidores de Hongos y Asaltantes con Patente; y murgas que formaban parte del Encuentro de Murga Joven y participarán por primera vez en el concurso, como Gente Grande.

En la Prueba de Admisión 2023, que está disponible de manera gratuita en el canal de YouTube de Tenfield, los conjuntos que compitieron por un lugar en el concurso mostraron parte de sus espectáculos y permitieron ver por dónde viene la cosa.

Cayó la Cabra, por ejemplo, presentó su espectáculo "Si quiero o si tengo", y en el cuplé sobre si hacemos las cosas porque queremos o porque sentimos que es lo que hay que hacer, criticó la concentración mediática y los vínculos entre el gobierno y los dueños de los medios. Mencionaron el tema Marset: "Con lo de los pasaportes me tengo que indignar [...] Cuquito andate a…"; la coalición, que "si se quiere tanto, ¿por qué están separados?". Y luego le cantó de manera directa al presidente Luis Lacalle Pou: "Dale Luis, el país un poco duele, no pude ni despedirme de mi tío y vos trajiste a uno pa' que te haga el quincho, dale Luis, ¿el derrame cuando viene?".

Curtidores de Hongos, murga histórica, tiene como hilo conductor el tema de las terapias alternativas o el camino espiritual, a partir del que construye paralelismos con la vida política. En el cuplé del "yo nunca" dicen "yo nunca vi a Heber echarle la culpa de todo lo que pasa a los ajustes de cuentas", "yo nunca leí un disparate de Sotelo en Twitter". Luego hacen un cuplé en el que hablan de que a veces hay que tener cuidado con la sinceridad, por ejemplo "fue sincero el presidente cuando dijo que firmó un decreto para respaldar a una empresa que aportó a su campaña electoral. Es sincero el secretario cuando no puede evitar señalar y violentar en una rueda de prensa a quien se anima a preguntar".

Por su parte, A la Bartola, una murga otrora joven que participó en el concurso el año pasado, mostró parte de su espectáculo "Villanxs", que "están por todos lados, algunos son muy reconocibles, pero otros son casi invisibles, los que en la pandemia te subieron los impuestos (miserables) [...] los que quieren hacerse ricos recortando planes sociales". Esta murga también cantó un popurrí o salpicón, el formato más directo de crítica que utilizan los conjuntos de la categoría. "El que ha vivido pensando que está para hacer el bien es el villano aquel que está en la mansión del Prado, con su pelo recargado a La Paloma se va, cual pibe olvidándose del Mides. No le preocupa el ingrato, que el agua esté como un plato acá en la playa Ramírez". También mencionaron al ministro del Interior, Heber, a las represiones a trabajadores, a la homofobia y a las contradicciones (como el carnaval, "popular y exclusivo al mismo tiempo").

Sebastián Mederos, letrista e integrante de la murga Mi Vieja Mula, dijo a Caras y Caretas que para él "la actualidad sirve en tanto puedas disparar una reflexión un poco más perdurable en el tiempo que el hecho en sí mismo". Con una realidad que cambia constantemente y casos que se siguen actualizando, esta concepción cobra relevancia.

Su forma de escribir "suele no estar atada al hecho puntual. No soy muy afín a esa cosa que ahora sucede de apareció el audio, apareció el chat, apareció la imagen y esas cosas súper determinantes de la política que se basan en el descubrimiento que cambia todo, me interesa más quedarme con lo que se dice y lo que se hace abiertamente. Hay que analizar y preocuparse por lo que ideológicamente se expone, abiertamente se dice y se hace".

Mederos señaló que el estilo del conjunto influye en la manera de construir el texto y de abordar las temáticas. Mi Vieja Mula, por ejemplo, encara el espectáculo "desde un personaje que lo sostenemos todo el espectáculo, una manera de hablar, de cantar, de moverse en el escenario". Aborda los temas políticos de dos maneras, con un salpicón "que no es salpicón", es una crítica al "discurso muy arraigado en carnaval de que las murgas critican y palo a quien le duela y esa cosa de sobreestimar la crítica del carnaval" y luego "nos confesamos como apolíticos y que vamos a cantar donde haya plata y vamos y le cantamos a cualquier cosa".

El trabajo de creación textual cambia conjunto a conjunto. Mederos forma parte del equipo de letristas de Nos Obligan a Salir, con Joaquín Olivera y José María Novo. Esta murga sí tiene salpicón y ahí "hay cosas más puntuales". La selección de temáticas para los popurrí, en general, "es medio al barrer y lo que anda con más fuerza a la hora de escribirse; se dejan cosas en el tintero a ver si sale alguna noticia que valga la pena". En eso influye "el perfil de la murga, qué opinan los dueños".

En los salpicones "suele no haber un hilo de mensaje estratégico con la selección de noticias, es lo que suena con fuerza en el año, tiene esa licencia de ser más directo si se quiere decir una consigna o tomar postura".

Todo parece indicar que se viene un Carnaval con mucha crítica y humor, con conjuntos diversos para todos los gustos.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO