Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política internas | electoral | Frente

No más de los "malla de oro"

El pulso electoral hacia las internas

A pocos días del llamado a las urnas para definir las internas partidarias, ¿cómo está el pulso de la campaña electoral?

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La Constitución debería, desde mi punto de vista, contener solo derechos, deberes y ganarías de los ciudadanos y la organización de los Tres Poderes del Estado.

Todo lo demás, al alcance de la ley.

Lemas, sub lemas y otras historias

Aquella reforma mejoró un sistema anacrónico. Pero, con disimulo, dejó sin tocar otra cantidad de cosas. Con estas reglas, Wilson hubiera sido electo presidente en el 71, por ejemplo. Antes de la Reforma, cada partido podía tener varios candidatos bajo el mismo lema, sin importar si había poca o ninguna afinidad política entre ellas.

Ahora cada partido debe llevar un candidato electo por “las bases”. Es un cambio para bien. Pero, ojo, se anuncia que se “derogó la ley de lemas”. Falso. Esta sigue vigente. Con un solo candidato, pero haciendo a los “lemas” titulares de la memoria histórica nacional: malísimo.

Se anularon las normas de “sub lemas” para las hojas de votación a la Cámara de Representantes. Antes, uno votaba un sub lema, que el votante no tenía cómo saber con quien acumulaba. Un candidato que obtenía XX votos, no salía si uno con la mitad de los suyos acumulaba sus sufragios por sublema con otras diez listas, por ejemplo. Tremendamente antidemocrático. Bien derogado.

Pero no se nos dice por qué, si se deroga para elegir diputados se mantiene, con la misma esencia antidemocrática para elegir senadores. No se derogó, se le quitó el privilegio anti democrático para elegir diputados, pero no, para elegir senadores…

Porque si el Medio Ambiente requiere restringir el uso indebido del papel, hay listas que imprimen 2:500.000 de hojas de votación en Montevideo. Igual que la totalidad habitantes ciudadanos o no, de todo el país. En el resto del mundo, donde se vota con papel, se le da una hoja al elector que marca con una “X” la opción de su preferencia.

¿Por qué Uruguay promueve la observación electoral pero no la permite en sus comicios?

La lista podría seguir. Pero con estas reglas que tenemos, que no son las mejores, lo cierto es que el domingo próximo los uruguayos terminarán decidiendo quiénes serán sus candidatos en las elecciones de octubre. Y quizás esté diciendo mucho más aún.

Ello no solo permite que la fórmula presidencial sea encabezada con el o la candidato/a con mayor apoyo en su fuerza política, sino terminar con el desgaste de los perfiles sectoriales, que seguirán existiendo, pero todos empujando el mismo tres.

Veamos pues, más allá de los detalles jurídicos la importancia del propio acto electoral. ¿El que saque más votos gana seguro la elección de octubre? No. Pero queda definido el plantel de cada selección.

Es algo que los frentistas (me siento orgulloso de definirme así), estamos deseando que ocurra. Ver en cada frentista una compañera o un compañero. Comenzar a volver.

“La culpa de todos los males”

El frente siempre quiso llegar. Pero llegar después de haber estado, fue un golpe. Mucho peor aún cuando tuvo que alternar el poder con quien, al otro día, se declaró su enemigo más frontal. Un candidato colorado cierra su publicidad diciendo: “Es la mejor manera de impedir que gane el Frente”. Delgado acusa al Frente de todos los males tras cada idea que trata que le salga.

En consignas propagandísticas, se puede ver mucha cosa. En propuestas, poca cosa. Hay un candidato que con voz de “partida de bridge,” dice que no debe recurrir a cosas “jocosas” como bailar, cantar etc., para que lo escuchen. Lo que le importa a este candidato es la seriedad del contenido de lo que dice. Acto seguido aparece pintado en una pared, que se pone a hablar como si fuera una persona (¡¡¡!!! ¿¿¿???).

Propuestas hay. En el Frente hay

Pero hay más que propuestas. Hay actitud. Hay sensibilidad. Hay rumbo. Hay compromiso. Hay sed de lucha. Hay sentido de justicia. Hay sentimiento popular. Hay experiencia de gobierno. Y de gobernar para los más vulnerables. Y todo esto es tan importante como las propuestas. Es más, las propuestas mismas son más importantes, porque las hace realizables.

Eso es lo que está en juego, más allá de lo formal y legal, en las internas. Ese es el desafío de las elecciones del domingo. Tomarle el pulso a la democracia. Velar por su salud y aplicarle las medicinas que necesite. Solo así podemos sentimos orgullosos de la democracia que tenemos, lo que proclamamos permanentemente si hacer autocrítica alguna.

Se acerca el día en que la banda presidencial vuelva a lucir en el pecho de nuestro pueblo. No más de los “malla de oro”.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO